México acaba de hacer un terrible ridículo a nivel mundial, afirma Manuel Díaz.

Independientemente de la falta de diplomacia en la Cumbre sobre la Tierra del G-20, donde los países y los principales líderes del mundo se reunieron para hablar del cambio climático, Andrés Manuel López Obrador decide ignorarlos y continuar con su conferencia Mañanera.

El empresario y columnista sostiene que AMLO no tenía con qué cara presentarse a la Cumbre, cuando el país ha hecho a un lado todos los compromisos que adquirió y está volcado a hacer y continuar con energías contaminantes.

“Esto es muy grave porque México está siguiendo la política de Trump y no la de Biden, que le dio un vuelco completamente a la política energética y de salvación de la Tierra. AMLO se quedó con Trump, con esas ideas y que el calentamiento global es un mito, con esas ideas de que el país y la Tierra no se está destruyendo”, afirma.

Díaz cuestiona ¿por qué alguien que se dice humanista está tan enfocado hoy en día en querer destruir al planeta?

“Quisiera pensar que no son intereses económicos, pero cuando uno ve las licitaciones directas, cuando uno ve las cancelaciones de contratos, que aparte de ponernos en grave riesgo con la inversión extranjera sin la posibilidad de crecimiento, uno encuentra esas conexiones con los compadrazgos, con los amigos, con los del pasado”, expone.

Díaz asegura que México no puede llegar a un evento mundial con la agenda de proponer sembrar árboles.

“Qué mal quedamos”, remata.

#OPINA