La consulta del pasado 1 de agosto se utilizó como un símbolo para gobernar en campaña, para manejar la percepción a modo y atacar a expresidentes; las víctimas de hechos del pasado se quedaron con las manos vacías, el gobierno tuvo 3 años y no hizo nada… al final, nadie ganó, reflexiona José Ignacio Rasso.

El empresario y columnista refiere que a los ciudadanos se les convocó a una consulta popular para votar por una exigencia y un grito que ya se había hecho notar.

Millones de voces en el 2018 exigían abrir carpetas de investigación a los actores políticos del pasado y exigían conformar comisiones de la verdad para esclarecer hechos específicos de los gobiernos anteriores.

“Ya estaba hecha la consulta y sus respuestas habían sido claras, pero no era suficiente, necesitaban crear un símbolo, controlar la percepción de responder al pueblo y atacar a los expresidentes por encima de la realidad, porque han tenido 3 años para hacerlo y no lo han hecho, la idea era permanecer en campaña”, sostiene.

Rasso agrega que primero gobernaron para tener los votos necesarios para controlar el Congreso en las elecciones intermedias; después, nuevamente entrar en campaña para retomar la narrativa y el control de las percepciones preguntando si el pueblo quería o no que se aplique la ley.

“Hoy ya pasó la consulta, donde nadie ganó, donde pierden las verdaderas víctimas, quedándose con las manos vacías y donde perdemos todos al manipular y ensuciar el ejercicio de democracia participativa”, expresa.

El empresario y columnista agrega que hoy, bajo ese contexto, se invita a entrar en la nueva campaña de la revocación del mandato.

“Nuevamente para gobernar en campaña, para polarizar opiniones, para manejar la percepción por encima de la realidad y para dejar un símbolo sin alma y sin resultados”, explica.

Te recomendamos leer esto:  PROYECTAN SENADORES DE 21 AÑOS

“No entremos en esta nueva campaña, mientras las víctimas se siguen acumulando, mientras las inversiones salen del país y México se tambalea”, concluye.

#OPINAenDICES