Hoy es Nochebuena y el Niño Dios llegará a todos los hogares. Tocará a todos por igual sin importar sus preferencias políticas o condición social. Se trata de una noche de reconciliación, una noche para pedir por un México unido en lo esencial: 

Por el alivio de los niños con cáncer y sus padres y que las autoridades abastezcan los medicamentos necesarios. Por que encuentren paz los familiares de los desaparecidos y asesinados. Por que el Ejército y policías retomen el orden de tantas zonas tomadas por la delincuencia. Por aquellos que batallan por llevar la comida a su mesa y que el Gobierno estimule la economía y frente a la carestía. 

Por la Suprema Corte para que se mantenga como balance indispensable para que México funcione. Por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, para que su gobierno tenga resultados positivos y tangibles para todas y todos.

Feliz Navidad y feliz Nochebuena, desea Lázaro Ríos