El expresidente francés, Nicolás Sarkozy, sentenciado a prisión; Delfina Gómez, titular de la SEP, anda como si nada. Ambos, un trato muy distinto de la justicia para ambos acusados de financiar ilegalmente campañas electorales, reflexiona Lázaro Ríos.

El consultor recuerda que Sarkozy fue condenado a un año de prisión por financiamiento ilegal en su campaña en 2012.

En tanto, Delfina Gómez fue sancionada por el INE y el Tribunal Electoral por haber cobrado diezmo a 435 trabajadores y ese dinero terminó en campañas electorales en campañas o en su partido político

“El expresidente francés es culpable por delitos electorales, Delfina sigue despachando desde la Secretaría de Educación Pública”, argumenta.

Hace un mes. la senadora panista Xóchitl Gálvez presentó una denuncia contra Delfina en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, aún no hay nada. 

“Resultado final: Sarkozy está en prisión; Delfina sentada en el escritorio de Vasconcelos. Estas son cosas de la Cuarta Transformación”, agrega Ríos.

“El Presidente López Obrador, con la boca completamente llena de razón decía: los delitos electorales van a ser siempre sancionados: Ahí está un reto”, remata.

#OPINAenDICES