La obediencia de las bancadas de MORENA, Partido Verde y PT para con López Obrador es una vergüenza, sostiene Lázaro Ríos- “Entendible es el apoyo de legisladores afines al ejecutivo, pero la sumisión y el culto a la personalidad del “JEFE” es una vergüenza histórica”, afirma el consultor.

Y es que hay una necesidad de quedar bien con el Presidente. Al grado de brincar la raya de la decencia legislativa. Lo demostraron as Mañanitas a López en el Congreso. Hasta el papá de Checo Pérez estuvo ahí mordiendo el pastel. 

La realidad es que el presupuesto aprobado es una bofetada para la ciudadanía, ya que reduce los fondos para seguridad, salud y educación.  Por ello Ríos conmina a la ciudadanía a decir “NO” a la concentración de poder del Presidente y un “SÍ” a la división de los Poderes de la Unión.

#OPINAenDICES