La Cámara de Diputados Federal ha dado una demostración obscena de sometimiento al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al aprobar un presupuesto que no admitió la discusión de ninguna reserva por parte de la oposición, señala Oswaldo Ríos.  

“Otra vez se ha aprobado un presupuesto que no responde a las necesidades urgentes del país y sin embargo, sí reacciona de manera diligente y casi servil  a las pretensiones de un presidente de la República que ha decidido despilfarrar el presupuesto de la nación en obras faraónicas y suntuosas que no tienen ninguna viabilidad ni ningún sentido”, comenta el analista. 

Ríos acusa que, por otra parte, la oposición simplemente fue aplastada. 

“Se me ha restituido en el país esta época oscura y vergonzante de los famosos levanta dedos, aquellos legisladores a los que se les indicaba cómo tenían que votar, como tenían que denostar, como tenían que agredir a quienes pensaban distinto y simplemente usar la dictadura de las mayorías para aprobar los caprichos presidenciales” 

Oswaldo Ríos rememora: “en 1997 la democracia llegó a México y el punto de desembarco fue en el poder Legislativo federal, concretamente en la cámara baja al inaugurarse la época de los gobiernos divididos. El talento y la creatividad de la oposición le hizo apoderarse del control de la cámara y por primera vez en la historia no permitir que el presidente de la República se convirtiera en el gran legislador o en el gran mandamás del país.”

“Hoy en día, mientras tenemos espectáculos vergonzosos como verna los legisladores cantándole las mañanitas al presidente de la República en la propia cámara, el país colapsa y el país se polariza, hoy más que nunca es urgente llamar a la oposición a reinventarse y a plantar cara a un régimen autoritario que ha restituido al presidencialismo de una manera muy impúdica e impresentable, esta es la hora de recuperar y luchar por la democracia”, concluye Ríos

Te recomendamos leer esto:  INAI: OJOS CIUDADANOS

#OPINAENDICES