La reforma energética es una locura más de este gobierno. Es un verdadero atentado contra el medio ambiente, contra el bolsillo de los mexicanos y generaría un retroceso a los años 70, señala Mariana Gómez del Campo 

La diputada menciona que se busca crear un monopolio en la CFE, convirtiéndola en la única encargada de la distribución y administración de la energía eléctrica en el país. Acabarían además con millones de empleos al frenar la competitividad. Con esta nueva ocurrencia se pretenden eliminar los certificados de energías limpias que promueven las fuentes renovables.” 

“Se estarían violando convenios internacionales como el acuerdo de París y el TMEC que nos traería como consecuencia litigios millonarios que pagaremos todos los mexicanos y estaríamos incumpliendo también con los objetivos de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible de la ONU.” 

“México merece progreso, avanzar hacia el futuro, transitar hacía las energías limpias y si por eso el inquilino de palacio nos exhibe como traidores a la nación pues que así sea. Por eso le digo no a la nociva y destructiva reforma energética, pensemos en México”, concluye.

#OPINAenDICES