Llevamos ya dos años desde que empezó la pandemia. La estrategia del doctor muerte ha estado basada en ocurrencias, delirios, inventos y una increíble ausencia de protocolos para evitar contagios y prevenir, según su cifra oficial 300 mil muertos. Pero sabemos que esos números pueden ser al menos del doble, señala Mariana Gómez del Campo. 

“Nuestro país no pide pruebas ni vacunas para ingresar a territorio nacional, tampoco el uso obligatorio en espacios cerrados, pero ya vimos que el detente, los tés y el Vick vaporub no son suficientes ni para el presidente. Él mismo ya lleva dos contagios”, resalta la senadora. 

“Sus actos y frases son una burla constante para las miles de familias que hoy a causa de la pandemia viven de luto, en tremenda crisis económica y con mucho miedo a perder más integrantes de sus familias. 

“Esto no tenía que ser así, no teníamos que perder tanto y no había necesidad de causar tanta miseria por un simple capricho. Las palabras se quedan en el aire pero las acciones del presidente quien aún sintiéndose mal saliera a dar su conferencia matutina revela la soberbia y nulo respeto por el prójimo.

“Inaudita la irresponsabilidad que hemos presenciado en todos los niveles. Que además en otro acto criminal se niegan a vacunar a nuestras niñas y niños”, concluye Gómez del Campo.

#OPINAenDICES