Pareciera que en el México de hoy la guerra contra las instituciones ha llegado a niveles insospechados y ha hecho temblar hasta los cimientos de la democracia misma. Ahora, la duda priva sobre si la Suprema Corte es aliada del gobierno con miras a la reelección presidencial o un contrapeso con valor democrático, cuestiona Jorge Ramírez.

El vicepresidente de Estado de Derecho y Democracia de Coparmex Nacional refiere que, curiosamente, el origen está en aquellos que, en teoría, son el contrapeso natural ante cualquier pista de autoritarismo presidencial.

“La aprobación a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, para alargar el mandato del presidente de la Suprema Corte, es totalmente inaudita. Estamos ante un movimiento que va claramente en contra de lo que dicta la propia Constitución mexicana”, afirma.

Ramírez cuestiona: ¿quién y con qué fines pretende prolongar la duración de las gestiones establecidas previamente por la estructura que rige el Poder Judicial, justamente para defender su autonomía? 

“El hecho de que organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, Amnistía Internacional o Human Rights Watch hayan alzado la voz para manifestar su preocupación, debe llevarnos a comprender lo dañina que sería esta reforma para el futuro de nuestro país”, agrega.

La simple propuesta de la propuesta en sí, afirma, genera dudas que deberían alarmarnos a todos.

Ramírez también cuestiona si la propuesta de extender el mandato a Zaldívar es la antesala de un “intento burdo de poner en la mesa la posibilidad de la reelección con miras al 2024”

“¿Ante qué escenario estamos?: El de los posibles aliados con miras a la reelección presidencial, o el de un contrapeso con real valor democrático?”, indica el vicepresidente de Estado de Derecho y Democracia, Coparmex Nacional.

Te recomendamos leer esto:  LA COMPARSA DE IZQUIERDA

#OPINA