Muchas ocurrencias solo causan malestar por más que se les pongan nombres que significan lo contrario. Es el caso de las llamadas Universidades para el Bienestar Benito Juárez (UBBJ), cuyos resultados académicos se desconocen y al final solo generan problemas y malestar, señala Héctor Moreno. 

El periodista enuncia las fallas de las UBBJ: 

  • Primero por la absoluta falta de transparencia en el gasto de más de 2 mil millones de pesos de presupuesto. Lo último que se sabe es que había 100 planteles propuestos para «construirse» y que ahora son 140. Se dice que tiene una capacidad instalada para 28 mil estudiantes. 
  • Segundo, por ser como la Chimoltrufia, así como dicen una cosa, dicen la otra. En su constitución legal se asegura que sus trabajadores quedarán amparados por el artículo 123 , pero desde hace meses están despidiendo profesores sin ninguna protección legal.

Moreno continúa “Raquel Sosa, amiga de López Obrador y responsable de esta ocurrencia, dice que las Universidades Benito Juárez son un programa de subsidios, por lo que no hay contratación de profesores y  les considera como beneficiarios sociales de un programa de subsidios. Además, dice ella, se les ha despedido por su visión neoliberal” 

“En el fondo es una exclusión por razones ideológicas”, concluye Héctor Moreno.

#OPINAenDICES