Hablemos hablemos de la esperanza. La esperanza de México no es Morena, ni la cuarta transformación ni el presidente López Obrador. Después de casi tres años de este gobierno, eso ha quedado claro: la esperanza de México está hoy en fortalecer el equilibrio de poderes, en una verdadera división de las esferas del poder ejecutivo, el legislativo y el judicial, menciona el periodista David Brondo.  

El también consultor plantea que la esperanza está en la consolidación de una democracia y en una mayor participación de la ciudadanía en la vida nacional. Está en la vigencia del sistema republicano y de sus instituciones. La esperanza está en el respeto irrestricto a la constitución y a las reglas del juego democrático. Está en el reconocimiento de críticos, opositores, intelectuales y periodistas como actores legítimos del debate nacional, añade. 

“La esperanza está también en el diálogo, la negociación, la tolerancia y el reconocimiento sin condiciones de los derechos de las minorías. Esa es la esperanza de México: menos estado, menos gobierno y menos autoritarismo y, en contra parte, más cauces democráticos, más participación ciudadana y mayor apertura y pluralidad; debemos luchar por ello”, añade 

La esperanza está en las urnas, en un México con un congreso plural que represente a todas las fuerzas nacionales. No somos el país de una sola voz, hoy el autoritarismo que demanda obediencia ciega ha puesto a prueba el juego democrático. El seis de junio vayamos a votar y a establecer que la lucha por la libertad está en pie, vayamos a decir en las urnas que nuestro derecho a la democracia, a la pluralidad de ideas y a la diversidad no está a discusión. El voto contra la autocracia, el encono, el acoso político y el presidencialismo es hoy la verdadera esperanza. 

Te recomendamos leer esto:  Barlett: Falso nacionalismo

#OPINAenDICES