Sharenii Guzmán

El plan de transformación de Andrés López no está siendo como él había vaticinado y ya le llueven coscorrones. 

La popularidad del Presidente va en descenso. Del 80% de aprobación que logró en 2018 cayó al 54% en septiembre de 2021, de acuerdo con encuestas.

Una muestra han sido las manifestaciones subidas de tono en sus giras. En diciembre de 2020 Villahermosa, Tabasco; junio de 2021 en Chilpancingo, Guerrero. En julio 2021 en Tamazula, Durango y en agosto de 2021 Tuxtla, Chiapas profesores de la CNTE retuvieron la camioneta presidencial.

En las elecciones de junio Morena perdió territorio en uno de sus bastiones: la CDMX. Y no logró la mayoría calificada en la Cámara de Diputados.

La consulta para supuestamente enjuiciar a ex presidentes fue un fracaso, pues apenas logró entre el 7 y 7.74% de participación. 

Arturo Zaldívar rechazó ampliar su periodo como presidente de la SCJN, así como Andrés López lo planeaba para tener control en el Poder Judicial. 

Crecen las impugnaciones a leyes o reformas promovidas por él. El número de acciones de inconstitucionalidad ingresadas en este sexenio han aumentado. En 2020 sumaron 315. 

La desaprobación por la militarización del país es evidente. Las leyes que la respaldan fueron impugnadas ante la Suprema Corte.

Hubo rebelión en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Los magistrados destituyeron a José Luis Vargas Valdez, quien estuvo al frente de noviembre de 2020 a agosto de 2021. 

Coscorrón generalizado por abrirle la puerta a países cercanos al autoritarismo como ocurrió en la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Te recomendamos leer esto:  DEBACLE ECONÓMICA

La persecución a los científicos, auspiciada por el Conacyt y Fiscalía General de la República (FGR), está marcando un precedente. 

A tres años de su gobierno el rechazo aumenta, pero López desde Palacio no se da cuenta.

#TÚQUÉDICES