60 mil

Presumieron que la pandemia estaba bajo control e hicieron pronósticos optimistas y hoy el luto envuelve a 60 mil familias. Expertos y politólogos cuestionan la estrategia del gobierno que mantuvo ocupación en hospitales y abrió tumbas por todo el país. 

El 23 de abril, cuando había mil 351 decesos por Covid en el país, Andrés Manuel López Obrador dijo en Palacio Nacional, “vamos bien, se ha podido domar la epidemia”.

Desde el inicio de la pandemia el 27 de abril, el país registró mil 434 muertos, y mientras el Secretario General de OCDE, José Ángel Gurría dijo que México se ubica como el país que menor pruebas realiza para detectar COVID-19 entre los 36 que componen la OCDE.

Hugo López-Gatell en su conferencia vespertina el 4 de mayo, con 2 mil 271 muertos dijo que: “estamos justo en el punto, cerca del punto medio de la curva epidémica, en el descenso de la curva podemos tener las otras más o menos 2 mil o 3 mil”

Para el 4 de junio, el país registraba 12 mil 545 muertos, López-Gatell dijo: “El mínimo era 6 mil, el otro escenario era 8 mil, otro era 12 mil 500 (…) y teníamos así hasta 28 mil que ya se redondea a los 30 mil e incluso un escenario muy catastrófico, que podía llegar a 60 mil”.

De acuerdo con el estudio Mortalidad por Covid-19 en México de la UNAM publicado el 10 de junio, con 15 mil 357 muertos, la distribución de mortalidad es la de siguiente manera; en la Secretaría de Salud 51.6 por ciento; en el IMSS 29.9 por ciento; en el ISSSTE 4.4 por ciento; en el hogar 3.6 por ciento; en hospital privado 2.9 por ciento y en otro 7.6 por ciento. 

Por su parte el periodista Jorge Ramos publicó en el periódico Reforma el 25 de julio, cuando el país registró 43 mil 374 muertos que “es un terrible y doloroso fracaso (…) Es una ilusión decir que ‘vamos bien’ sólo porque no se ha desbordado el sistema hospitalario. La tragedia se mide en tumbas, no en camas vacías”.

Te recomendamos leer esto:  Protestan Policías

La doctora en Ciencias Médicas por Harvard, Laurie Ann Ximénez en un programa llamado “La Reunión Secreta” dijo el 31 de julio cuando se registraban 46 mil muertos que en México se les atiende (a los pacientes) demasiado tarde, el 80 por ciento de los hospitalizados en el país mueren fuere de terapia intensiva, por lo que bueno que haya camas y ventiladores, pero eso no se traduce en la disminución de la pérdida de vidas entonces de qué sirve tanta cama si sigue muriendo gente. 

El presidente del Colegio Mexicano de Pediatría, Francisco Javier Espinoza en el programa de Latinus el 13 de agosto, cuando el país registraba 55 mil 293 muertes, dijo que:“hay negligencia desde el punto de vista de que no hayan procurado hacer muchas pruebas a pesar de que estaba dentro de las capacidades del sector salud”.

El 16 de agosto, México tenía 56 mil 757 muertos, Carlos Elizondo publicó en Reforma que: “El sistema de salud cumplió con el objetivo planteado: hay camas libres. Pero los 6 mil muertos totales estimados por López-Gatell el 4 de mayo son hoy casi 60 mil. Son los datos de un escenario ‘muy catastrófico’ (…) Esto con los datos oficiales, porque hay un grotesco subreporte”. Ahora hay 60 familias en luto y la catástrofe predecida por López-Gatell no termina, por lo que un minuto de silencio no es suficiente. 

#TúQuéDices?