ARTURO ESPINOSA

La 4T quiere cada vez más lejos a la iniciativa privada y a la competencia pues quiere acaparar todos los servicios.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de una empresa estatal que comercializará gas LP en cilindros, para competir con las compañías privadas que hoy dominan el mercado y los precios de venta del energético.

La compañía se llamará “Gas para el Bienestar” y será manejada directamente por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Y el pasado 26 de julio, el mandatario anunció la creación de una nueva empresa gubernamental de telecomunicaciones para llevar internet a todo el país. El operador se llamará “CFE Telecomunicaciones Internet para Todos” y utilizará la infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad.

La 4T no quiere competencia y quiere acaparar los servicios. Con la empresa de gas da un golpe a la iniciativa privada ya que Pemex tendría el monopolio en materia de importación de combustibles.

Ello provocará la configuración de un mercado monopólico de petrolíferos que destruirá valor para las empresas ajenas a Pemex. La Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) calcula que las pérdidas en el sector privado podrían alcanzar los 20 mil millones de pesos anuales.

El gobierno de la 4T busca devolver a Pemex su monopolio: el pasado 11 de junio, el SAT publicó una modificación a las reglas de comercio exterior para prohibir a privados obtener o renovar permisos para importar combustibles desde lugares distintos a los autorizados.

Lo mismo pasa con la CFE: un tribunal levantó la suspensión judicial de la Reforma Eléctrica que prioriza la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) en detrimento de los generadores privados y extranjeros, informó este sábado el gobierno de México.

Te recomendamos leer esto:  UNIDOS POR EL PÚLPITO

Y hasta servicios financieros quiere ofrecer el Estado: creó el Banco del Bienestar para canalizar apoyos públicos a la población de menores recursos y ofrecerles servicios financieros. 

#TÚQUÉDICES