Tomás de la Rosa

Las empresas en México pagan tarifas eléctricas hasta 70% más elevadas respecto a Estados Unidos, lo que significa una pérdida de competitividad a nivel global.

“Los precios de la electricidad que pagan las empresas son notablemente más caros que los de Estados Unidos y muchas otras economías emergentes”, informó el Fondo Monetario Internacional (FMI) el pasado 8 de octubre.

El 73 por ciento de la energía producida por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) Ello Dicho es con carbón, gas natural y petróleo. Hasta septiembre 2021, el costo de generación por ciclo combinado fue de 2 mil 029 pesos por kilowatt-hora (kWh) y con combustión interna 2 mil 947. 

Ello representa sobrecostos de entre 230% y 385% respecto de los costos de generación de empresas privadas de generación eólica, 607 pesos, y energía solar, 614 pesos.

El vocero de Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, publicó en su cuenta de Twitter que empresas como “Oxxo, Wal-Mart, Bimbo, FEMSA, Kimberly-Clark y otras empresas pagan menos que una familia mexicana”.

Según Ramírez, la mayor cadena de tiendas de conveniencia Oxxo paga 1.8 pesos por kWh, 65% menos que un hogar mexicano. En tanto, la mayor panificadora del mundo, Grupo Bimbo, y la mayor cadena de tiendas de supermercados en el país, Wal-Mart, pagan 67% menos por kWh.

Sin embargo, esas empresas generan su propia electricidad con costos que permiten competir con rivales globales, tarifas que la CFE no proporciona. Sus procesos, además de proteger el medio ambiente, son más económicos.

“La transición verde nos brinda también oportunidades extraordinarias: el cambio en favor de las energías renovables, nuevas redes eléctricas, la eficiencia energética y la movilidad con bajas emisiones de carbono. Si esto lo hacemos con una combinación de políticas de oferta, podríamos conseguir un aumento del PIB mundial de aproximadamente el 2% en esta década, y crear 30 millones de nuevos puestos de trabajo”, enfatizó la semana pasada la directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

Te recomendamos leer esto:  CON LA SOGA AL CUELLO

El 1 de octubre, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió una iniciativa al Congreso de la Unión, dominado por su partido, para reformar tres artículos de la constitución y así, regresar el poder monopólico a la CFE y relegar la inversión privada en el sector.

Además de los altos costos de generación por parte de la empresa del Estado, la misma CFE reconoce que invertir en generación de electricidad en México es más oneroso respecto a Estados Unidos.

Según un documento de la CFE relacionado a la fallida reforma de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), la CFE advirtió que el costo unitario de inversión en plantas de ciclo combinado en México es 81% más gravoso por KWh respecto a Estados Unidos. En eólicas y fotovoltáica es 142% y 15%, respectivamente, es más costoso en México. En promedio, invertir en México es 70% más caro.

El FMI advirtió a México que “un giro de la política energética fomentaría la competitividad y la inversión.”

Agregó que que los altos precios de generación en México son porque entre los combustibles fósiles.

#TÚQUÉDICES