Ismael García

Académicos, universidades y hasta premios Nobel alzan la voz en defensa del CIDE.

El Centro de Investigación y Docencia Económica está sumido en un conflicto por las anomalías en la elección del director, José Antonio Romero Tellaeche, y la falta de diálogo con la comunidad académica

Pero también por los ataques lanzados desde Palacio Nacional

“También se derechizó (…) Son un un grupo de académicos muy conservadores”, señaló el Presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 29 de noviembre.

Ante las embestidas del Gobierno, crecen los reclamos

“Me indigna la ofensiva del actual gobierno federal contra la autonomía de los centros de investigación (…)  Estamos ante una política de acoso deliberada”, escribió Sergio Aguayo el 24 de noviembre en Reforma.

Alumnos de distintas instituciones, incluso oficiales, acusan hostigamiento y autoritarismo.

«Nos sentimos alarmadxs por estos actos de hostigamiento que forman parte de un autoritarismo inaceptable en el ámbito educativo», expusieron estudiantes del Instituto Mora.

Universidades de prestigio exhortan al diálogo y conciliación

«Un respetuoso llamado a la conciliación, al diálogo y a la preservación de la institucionalidad”, expuso el Tec de Mnterrey en un comunicado.

“Que se respeten los procesos del Estatuto General del CIDE
Que se priorice el diálogo entre el estudiantado y el cuerpo docente”, se pronunció el Sistema Universitario Jesuita.

Politólogos destacan la importancia de ese centro académico

«El CIDE nos ha dado datos, nos ha aclarado ideas, nos ha ofrecido propuestas. Una pequeña y valiosísima institución académica a la que es necesario defender», escribió Jesús Silva-Herzog Márquez el 6 de diciembre, en Reforma

Los respaldos, incluso se hacen desde instituciones reconocidas en el extranjero

Te recomendamos leer esto:  BRAVUCÓN (antes) CON TRUMP

La Asociación de Estudiantes Mexicanos en la Universidad de Harvard (HUMAS, por sus siglas en inglés), consideraron que el CIDE “representa un pilar del desarrollo científico y social de México (la libertad de expresión y cátedra) son indispensables para la formación del pensamiento crítico y científico”

Incluso, hasta dos premios Nobel se expresaron a favor del Centro de Investigaciones. James Heckman, de Economía 2000, y Jean Marie Le Clèzio, de Literatura en 2008, signaron una carta junto con diversas personalidades en la que se expone que «sin libertad académica, las sociedades no pueden desarrollar las herramientas que necesitan para resolver sus problemas y mejorar sus condiciones”

El Presidente, sin embargo, no detiene sus misiles y en la mañanera del lunes 13 de diciembre acusó de deshonestos a quienes defienden al CIDE.

“Es un acto de deshonestidad intelectual por el coraje, porque como eran los intelectuales predilectos del régimen, del régimen de corrupción, del régimen de injusticias y de privilegios, ahora están molestos con nosotros”, arremetió.

Hoy, la comunidad académica convoca a una marcha para alzar la voz en favor de la académica y la ciencia y en contra de los embates de la 4T.

#TÚQUÉDICES