Diversos indicadores en este inicio de año perfilan una difícil recuperación económica en la presente crisis.


El índice de precios al consumidor repuntó 3.76% en febrero por el aumento en los precios de la gasolina, gas, luz y algunos alimentos.
Dicho indicador superó los rangos registrados en enero (3.54%) y diciembre (3.15%).


El tipo de cambio acumula una depreciación de casi 2 pesos en el año, de ubicarse en 19:75 a la compra en enero, ahora está en 21.63, efecto relacionado con un fortalecimiento del dólar en Estados Unidos.

La tasa de desocupación sigue mostrando poco avance. En febrero de este año marcó 4.5%, contra un 3.6% del mismo mes pero del año pasado.

En tanto, inversionistas extranjeros retiran capital debido a la incertidumbre por la pandemia y el plan de vacunación; el año pasado la fuga fue de 10 mil 600 millones de dólares.

Estos indicadores se suman al cierre del Producto Interno Bruto el año pasado, en -8.5%, el peor desempeño desde 1932.

Los sectores claves en el país más afectados fueron los servicios turísticos, con -40% y el manufacturero en -10.2%.

Aunado a esto, las empresas de todos los mexicanos que administra el Estado registraron pérdidas millonarias: Pemex acumula 827 mil millones de pesos perdidos y la CFE otros 201 mil millones de pesos. 

La cuesta de enero, esta vez, se extendió hasta marzo para el sector empresarial y para millones de familias que, además, sortean los impactos de la pandemia.

#TúQuéDices?