Por Verónica Ayala

Pese al llamado de los banqueros y los graves riesgos que se advierten, como el convertir a México en una gran lavadora de dinero, la bancada mayoritaria de Morena en la Cámara de Diputados perfila sacar hoy la polémica reforma que impulsan para el Banco de México.

La iniciativa de reforma a la Ley del Banxico, promovida por Ricardo Monreal, coordinador morenista en el Senado -donde ya fue aprobada-, obligaría a esta institución a captar moneda extranjera en efectivo y comprar los excedentes.  

La Asociación de Bancos de México (ABM) advirtió que la reforma del partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador pone en grave riesgo al sistema financiero mexicano y conlleva una serie de riesgos que afectarían la economía nacional.  

Estos van desde elevar el riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, hasta atentar contra la autonomía del Banxico y comprometer la integridad de las reservas internacionales.

Incluso, el propio Gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, ha alertado que la reforma afectaría la relación bilateral con Estados Unidos.

La propuesta ha sido también cuestionada por especialistas del ámbito económico, incluso ligados a la 4T, y hasta por legisladores morenistas, como Porfirio Muñoz Ledo y Alfonso Ramírez Cuéllar, que refutan los argumentos de Monreal. 

Y, por si fuera poco, de acuerdo con Jonathan Heath, subgobernador del Banco Central, la reforma del Banxico beneficiaría a una sola empresa financiera. 

Aunque no lo precisó, todo apunta a Banco Azteca, de Ricardo Salinas Pliego, como se ha difundido en diversas publicaciones.

La pelota está en la cancha de los diputados, que pretenden evadir la discusión y aprobar hoy en fast track la reforma… ¿Harán oídos sordos a la exigencia para frenar esta catástrofe?

Te recomendamos leer esto:  AMLO NO SALUDA

#TúQuéDICES?