ARTURO ESPINOSA

La dependencia favorita del presidente por sus múltiples tareas, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), ha disminuido las acciones contra el narcotráfico. 

Según datos de la dependencia, han disminuido los decomisos de marihuana, heroína, metanfetamina, localización de laboratorios y la destrucción de plantíos de marihuana y amapola.

Un ejemplo; mientras que, en 2017, en la administración de Enrique Peña Nieto, se decomisaron 372 mil 848 kilos de marihuana; en 2020, la cifra llegó a 170 mil 410. Ello representa una disminución del 54.3 por ciento.

Lo mismo ha sucedido con los decomisos de heroína: en 2017, se localizaron 313 kilogramos de la sustancia, en 2020, se decomisaron 238 kilos. Con la metanfetamina también ha ocurrido lo mismo.

La Secretaría de la Defensa Nacional solo ha incrementado sus incautaciones de cocaína, en los que ha aumentado los kilogramos retenidos. En 2020, los decomisos llegaron a una cifra récord de 7 mil 531 kilogramos. La cifra que más se le acerca fue en 2017 cuando se obtuvieron 4 mil 615 kilos.

Otra de las acciones que ha ido a la baja es la localización de laboratorios; mientras que en 2017 se localizaron 98, en 2019 solo fueron 33 y en 2020, 55.  

Con la administración de la autodenominada Cuarta Transformación, las fuerzas castrenses cada vez destruyen menos plantíos de marihuana y amapola. 

Mientras las acciones contra el narcotráfico del ejército se reducen, el gobierno federal les da más actividades y poder. Han tomado parte de la construcción del trazo del Tren Maya, la edificación del nuevo aeropuerto “Felipe Ángeles”, cuidar la migración, la vacunación y construir las mil 600 sucursales de los Bancos del Bienestar.

Te recomendamos leer esto:  URGE UNIDAD GOBIERNO-IP

Las fuerzas armadas recibieron un aumento de casi el mil por ciento en los fideicomisos a su cargo, y que no desaparecieron, al pasar de 5 mil 40 millones de pesos en 2018 a 48 mil 779 millones de pesos en 2020.

#TÚQUÉDICES