Sharenii Guzmán

Con el rediseño del espacio aéreo en el Valle de México, desde hace 8 meses, hay ruido excesivo por los aviones.

Esto preocupa a vecinos de 150 colonias que ya sufren los estragos y el desdén de las autoridades.  Ante ello formaron el colectivo “Más Seguridad Aérea, Menos Ruido” y hacer frente a la opacidad.

Por 40 años, las rutas de los aviones para acceder al Aeropuerto de la Ciudad de México eran por el norte. Desde marzo las aeronaves sobrevuelan zonas sensibles como colonias, 70 hospitales y mil 923 escuelas.

El “Estudio de la inmisión acústica del ruido en tierra, producida por el sobrevuelo de aeronaves” en el espacio aéreo del Valle de México, encargado por el colectivo, revela que el ruido producido por los aviones de las nuevas rutas, de 54 a 65 decibles, excede lo recomendado por la OMS que es de 40-45 decibeles. 

Lo que representa una grave amenaza de salud pública. Los efectos son alteraciones en el sueño, molestia, pérdida de oído, deterioro en el proceso cognitivo de los niños.

La especialista en ruido Jimena de Gortari asegura que el ruido por aviones es un “mal invisible”, ignorado por el gobierno.

“Esto corresponde a la autoridad y la autoridad tiene que responder por este daño irreversible que está generando en los ciudadanos que ahora nos vemos afectados por el rediseño del espacio aéreo”, indica en conferencia. 

Los vecinos piden a las autoridades exhibir los documentos que avalen el rediseño, pero solo encuentran oídos sordos.

#TÚQUÉDICES