Contra el INE ¡NO!

Como un retroceso que atenta contra la democracia, que debilita y subordina al gobierno el sistema electoral, califican académicos, partidos de oposición y empresarios la iniciativa de Morena que plantea reformar la operación del Instituto Nacional Electoral (INE).

Entre otras, propone que la presidencia del instituto sea rotativa cada tres años y designada por la Cámara de Diputados, como ocurre en el Consejo Nacional Electoral de Venezuela.

Para José Woldenberg, primer consejero ciudadano del entonces IFE, “hay quienes no ven con buenos ojos la autonomía del instituto y sueñan una institución alineada con el gobierno (…) ¿Cuánto le costaría al país volver a las elecciones impugnadas?

Así que lo mejor es no jugar a desmantelar lo que tanto esfuerzo costó construir”.

Luis Carlos Ugalde, ex presidente del IFE, advirtió que la gran preocupación no es la reducción de mil millones al presupuesto, sino “el intento que pueden tener los partidos, sobre todo Morena en los próximos dos o tres años, por capturar políticamente al INE mediante una reforma electoral o sustitución de sus consejeros”.

Lorenzo Córdova, actual titular del INE, alertó que la iniciativa “es una propuesta destinada a la subordinación política, por lo que es necesario defender la autonomía de los órganos electorales”

El consejero Marco Baños advirtió que en caso de aprobarse, “las modificaciones constitucionales plantearían el regreso de un partido hegemónico y un pasado autoritario que México ya había superado hace años”.

Integrantes de la Junta General Ejecutiva del INE lanzaron un pronunciamiento conjunto donde califican esta iniciativa como “una clara intromisión en la vida interna del instituto y una flagrante violación a la autonomía plasmada por el propio Legislativo en la Constitución Política del país”.

Te recomendamos leer esto:  INE, joya de la democracia

Hacen además un llamado a los legisladores del Congreso de la Unión y a las 32 legislaturas locales a analizar las implicaciones de esta iniciativa que, de prosperar, “significaría un retroceso en las reglas vigentes y en la confianza de los resultados electorales”.

La Coparmex se unió a las voces que desaprueban la propuesta: “Rechazamos toda iniciativa tendiente de debilitar al INE, y de manera especial, lamentamos la decisión que adoptó mayoritariamente la Cámara de Diputados para reducir el gasto operativo que tendrá el INE el próximo año”.

Sin autonomía, “implicaría un serio retroceso de tres décadas, restableciendo un orden autoritario que ya dañó al país en el pasado”, alertan.

#TÚQUÉDICES?