Ivonne Muñoz

De promesas no se vive pero sí se gobierna y vaya que ha quedado demostrado con la 4T que anuncia fechas al por mayor, ya sea para el estreno de sus obras faraónicas o para la conclusión de sus estrategias; sin embargo, a varias de ellas aún no se les ve fin. Aquí puedes checar algunas:

Vacunación contra el COVID-19 

Antes de octubre de 2021 estarán vacunados contra el COVID-19 todos los mexicanos mayores de 18 años, o al menos eso aseguró este gobierno; pero el proceso se ha alentado tanto que, a menos de dos semanas de la fecha prometida, apenas se han vacunado a 62,089,019 personas y de esas sólo 67% cuenta con esquema completo. ¿En 9 días se alcanzará a vacunar al 31% de la población faltante? 

Aeropuerto de Santa Lucía

Según el Presidente, la apertura del aeropuerto de Santa Lucía estará lista para el 21 de marzo de 2022. Hasta el momento se ha avanzado un 69% pero la construcción de Felipe Ángeles ha presentado constantes turbulencias como su conectividad, litigios, restos fósiles de mamuts, expropiaciones y especulación de la tierra de los alrededores, ello sin considerar que las aerolíneas no están tan convencidas de querer aterrizar allá. 

Línea 12 del Metro CDMX

El 24 de junio de 2021, dos meses después de la tragedia de la Línea 12 del Metro de la CDMX el Presidente aseguró que a más tardar en un año estaría funcionando de nuevo el tramo. Han pasado 141 días del colapso y hace apenas tres semanas Claudia Sheinbaum anunció la reconstrucción, por lo que existen posibilidades que para 2022 aún no esté arreglada al cien por ciento y sigan sin encontrar a los culpables de la muerte de 23 personas que aún no reciben justicia.

Te recomendamos leer esto:  Unidad ciudadana ante los peligros de México

Dos Bocas

Dos Bocas apenas tiene un avance del 33%, así que este gobierno debe meterle acelerador a su desarrollo, ya que aunque prometió que estaría lista para el 22 julio de 2022, los problemas legales como amparos y permisos no le han puesto nada fácil el inaugurar en el tiempo mencionado la refinería de Pemex cuyo impacto ambiental será más que negativo.

Tren Maya

Otra de las obras faraónicas de la 4T es el Tren Maya, el cual se supone quedará listo para 2023, sin embargo, parece un pozo sin fondo en cuanto a gastos porque además de sus controversias medioambientales y frecuentes cambios de ruta, también derrocha en presupuesto: aunque todavía falta más de un año para su estreno ya lleva un aumento de recursos del 73.4%. 

Del dicho al hecho hay mucho trecho, y las obras del Gobierno ya van contrarreloj. ¿Cumplirá el Presidente?

#TÚQUÉDICES