Ismael García

La mayoría de Morena en San Lázaro ha cumplido mucho, pero muchos caprichos presidenciales que no necesariamente han beneficiado al pueblo.

Por ejemplo, en noviembre de 2020 decidió que si la autoridad fiscal sospecha de cualquier ciudadano, puede bloquearle las cuentas bancarias sin que haya juicio de por medio ni autorización de un juez.

Otra ley que cambiaron se refiere a que si algún contribuyente no coopera con el SAT, la autoridad puede embargar bienes de alguna persona cercana a él.

También, de un plumazo, cortaron cientos de apoyos para profesionistas, científicos y deportistas para darle al Presidente una bolsa de 68 mil millones de pesos para que pueda disponer de ese recurso a su antojo.

También desaparecieron el fondo de 33 mil millones de pesos con el cual se atendían enfermedades de alto riesgo como cáncer, diabetes y VIH

Un ejemplo más: la mayoría de Morena dio todo el monopolio de la energía eléctrica al gobierno federal, lo que deriva en marginar a la iniciativa privada y destina a la CFE a utilizar combustibles contaminantes para generar energía que, además, será más cara para el consumidor.

Por si fuera poco, los diputados de Morena decidieron dar más dinero, mucho más dinero, a las obras consentidas del Presidente, como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía, aunque con ello se hayan sacrificado recursos a asuntos de beneficio social. 

Para eso ha usado Morena la Mayoría estos tres años, para aprobar leyes al Ejecutivo, pero ¿en qué han beneficiado a los mexicanos? Las democracias sólidas tienen contrapesos y equilibrios en sus parlamentos; las mayorías afines al Presidente se vuelven peligrosas para un país.
Porque así como los diputados dan, por clientelismo… así también pueden quitar por conveniencia.
Es por ello que, para los ciudadanos, es fundamental razonar el próximo voto este 6 de julio.

Te recomendamos leer esto:  Barlett: Falso nacionalismo

#TÚQUÉDICES