Verónica Ayala

 Además de la pérdida de vidas y los resultados de los peritajes, la tragedia de la Línea 12 del Metro en Cdmx cimbró también el panorama político nacional y deja descarrilados a los principales presidenciables de Morena.

Entre las autoridades señaladas como posibles responsables de las fallas y omisiones que habrían derivado en el desplome de la estructura, se encuentran algunas de las más importantes figuras de la autodenominada 4T.

Por un lado, está el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, ex Jefe de Gobierno  de la CDMX, que construyó la polémica y costosa llamada “línea dorada”, que registró fallas desde su inauguración. 

Tras colapsar el lunes uno de sus tramos elevados, Ebrard se pronunció porque se investiguen las causas y se deslinden responsabilidades, y ofreció colaborar con las autoridades. Aunque dejó claro que el que nada debe, nada teme. 

La oposición lo apunta como responsable de lo sucedido.  Para quien es considerado una de las cartas más fuertes para buscar suceder al Presidente Andrés Manuel López Obrador, el panorama luce sombrío.

Otra afectada políticamente es la Jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, a quien compete la operación y mantenimiento del Metro y cuya administración habría ignorado las advertencias de riesgo de la estructura.

Sheinbaum, quien ayer apuntó hacia una posible falla estructural de origen, lo que sería atribuible a la gestión de Ebrard, es una figura cercana al Presidente de México y también ha sido mencionada como aspirante presidencial para 2024. 

Finalmente, está el caso del actual dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, quien en la administración de Ebrard fungió como 3Tsu Secretario de Finanzas y fue quien aprobó el financiamiento y sobrecosto de la obra.

Te recomendamos leer esto:  Morena doblecara

Con criticadas gestiones ante la Línea 12 del Metro, los morenistas tendrán el costo político de esta tragedia.

#TÚQUÉDICES