Pilar Sanchez

El Servicio de Atención Tributaria (SAT) vuelve locos a los contribuyentes al no otorgar las citas necesarias para que realicen sus trámites. 

Desde marzo de 2020, cuando se inició el confinamiento por la pandemia de COVID-19, el SAT bajó su disponibilidad de citas presenciales alrededor del 30% de acuerdo con expertos. 

Algunos de los trámites que requieren cita son renovación de firma electrónica, inscripciones de personas morales, liquidaciones de empresas e incluso declaraciones anuales. 

El 3 de junio de 2020 el SAT realizó un comunicado en el que indicó que liberaría hasta un 100% de citas para realizar diversos trámites, sin embargo, continuaron las quejas de los contribuyentes impedidos para realizar sus obligaciones fiscales. 

La falta de citas fue tal que se creó un mercado negro de citas, las cuales eran vendidas hasta en 15 mil pesos de acuerdo con medios de comunicación. 

Al respecto, Raquel Buenrostro, directora del SAT, dijo que se había detectado que despachos contables buscaban acaparar las citas a través de bots para venderlas después. 

Al respecto, la ciudadanía ha optado por la organización a través de grupos de Facebook o cuentas de Twitter para avisar entre usuarios cuando el sistema abra citas nuevas para trámites en específico. De igual forma, apareció un portal, del cual se deslindó el SAT, que hacía un análisis automatizado de las citas disponibles.

Por otra parte, hay quienes han preferido promover acciones legales, ya que, alegan, la falta de citas es una violación a ley de responsabilidades administrativas. También se ha dado el caso de contribuyentes que han tenido que recurrir a amparos para poder conseguir sus citas. 

Te recomendamos leer esto:  Fuera México del TOP 10 de inversión

El SAT es bueno para la recaudación y no perdona una, pero a la hora de garantizar los trámites para que los contribuyentes puedan cumplir sus obligaciones fiscales, fallan.

#TÚQUÉDICES