Por Arturo Espinosa

A pesar de que el pasado 5 de diciembre de 2018, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México aseguró que desaparecería el cuerpo de granaderos, en los  hechos hay un despliegue de uniformados el mismo equipamiento y actuación que los anteriores para contener marchar o manifestaciones.

“En cumplimiento a una de las demandas del Grupo Estudiantil de 1968 y en la facultad que me otorga como jefa de Gobierno la constitución de la CDMX, he pedido al secretario de Seguridad Pública la desaparición definitiva del cuerpo de granaderos”, dijo en su toma de protesta.

Sin embargo, en los dos últimos años, en diversas marchas, ha desplegado a decenas de uniformados equipados con lo que supuestamente ya no iba a escudos, cascos, rodilleras y chalecos; y emplean las mismas técnicas para detener contingentes.

En los dos últimos años encapsularon e impidieron el paso al Zócalo el contingente del Frente Nacional Anti-AMLO (Frena), a trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura en Paseo de la Reforma y a un grupo de adolescentes vestidos de negro que protestó en Polanco.

En la marcha del Día Internacional de la Mujer en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el cuerpo se volvió a hacer presente con gas pimienta, escudos, cascos y vestidos de forma muy similar a los extintos granaderos.