Pilar Sanchez

Derivado de la pandemia por Covid-19, el trabajo sexual de mujeres en Ciudad de México (CDMX) aumentó un 97.4 por ciento, de acuerdo con una organización civil.

En febrero de 2020, había 7 mil 700 mujeres dedicadas al trabajo sexual en CDMX, de acuerdo con el censo realizado por la asociación civil “Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer Elisa Martínez”. En agosto, tan solo 6 meses después, el número ha aumentado a 15 mil 200. Esto representa un aumento del 97.4 por ciento en ese periodo.

De acuerdo con la misma organización, 40% de las mujeres trabajadoras sexuales que hay actualmente en CDMX son primerizas, es decir, no habían ejercido la prostitución antes, otro 40% son mujeres que habían dejado la actividad, y el 20% restante no tiene un punto especifico en donde ejercerlo. 

Según el “Observatorio Género y COVID-19 de México”, las restricciones de movilidad y cierre de hoteles, han provocado que los ingresos de las personas trabajadoras sexuales disminuyan hasta en un 95% en el caso de adultas mayores y 80% en jóvenes. 

Esto causa que no puedan cubrir sus gastos y los de su familia, pues hasta el 80% tiene más de dos dependientes que pueden ser padres o hijos, el 78% de ellas son madres.  

El mismo observatorio señala que el gobierno de CDMX se comprometió a realizar tres entregas de 300 despensas, sin embargo, sólo realizó una entrega. También se comprometió a dar un apoyo económico equivalente al seguro de desempleo por 2 mil 600 pesos. Sin embargo, solo se entregaron tarjetas de apoyo emergente con mil pesos de saldo. 

Te recomendamos leer esto:  México se rezaga en energía solar

En México, el 71% de los empleos que hace falta recuperar son de mujeres. Hacia el primer trimestre de 2021 aún no se recuperaban 2.1 millones de trabajos. 

La tasa de participación laboral dejó ver que las mujeres fueron las más afectadas pues la tasa de participación laboral de los hombres fue de 75.3% (7.3 puntos de aumento anual) contra 43.3% de las mujeres (cuyo aumento anual fue de sólo 3,6%)

Ningún estado de latinoamerica determinó una política de apoyo para las trabajadoras sexuales ante la crisis por COVID-19, por lo que esta problemática es regional, de acuerdo con RedTraSex, lo que ha llevado a las mujeres a trabajar en la clandestinidad, expuestas a violencia y explotación laboral. 

La inacción del gobierno y su falta de apoyos al desempleo causado por la pandemia ha provocado que las mujeres opten por el trabajo sexual a pesar de los riesgos que conlleva.

#TÚQUÉDICES