Por Gretel González

En un mes el proceso contra el general Salvador Cienfuegos dio un giro radical, así como también el discurso del Presidente López Obrador.

El ex secretario de Defensa en el Sexenio de Enrique Peña fue detenido el 15 de octubre en Los Ángeles, California, al día siguiente le imputan 3 delitos por narcotráfico y 1 por lavado de dinero, el 3 de noviembre es la jornada electoral en la cual pierde el Presidente Donald Trump las elecciones y el 17 de noviembre la Corte Federal de Brooklyn desestima los cargos hacia el general Cienfuegos.

El 16 de octubre López Obrador comentó sobre la detención del general Cienfuegos que era una muestra inequívoca de la descomposición del régimen durante el periodo neoliberal, aunado a que como en el caso de García Luna, todos los que resulten involucrados en el asunto del general Cienfuegos serán suspendidos. 

Cuatro días posteriores a la detención el presidente endureció el discurso aseverando que: “Si el general Cienfuegos resulta responsable, que se le castigue; si hay otros oficiales involucrados y se prueba, que se les castigue (…) Y esto que está sucediendo (…) dijimos en su momento que si no era un narco-Estado, era un narcogobierno y sin duda era un gobierno mafioso”.

Para el 18 de noviembre, ya una vez desestimado los cargos y que el general quedará en libertad, López Obrador cambió otra vez de discurso comentando que no le gustaban las sospechas, o el que no se tengan los elementos y se comenta una injusticia. 

Ante ello, algunos analistas exponen los hechos que pudieron haber orillado a la Corte Federal de Brooklyn a tomar esa decisión.

Te recomendamos leer esto:  Desaparecer Seguro Popular arriesga sistema de salud

Raymundo Riva Palacio en Eje Central  refiere que la Sedena arropó al general Cienfuegos, aunado a que existió presión para que se defendiera al Ejército y la soberanía nacional, y una rebelión interna de las fuerzas armadas que orilló al Presidente a actuar en favor de la institución. 

En Excélsior Jorge Fernández Menéndez expone que López Obrador actuó ante la operación política de una administración de Estados Unidos ya derrotada, y que el caso acusaba al Estado que trasciende un sexenio.

Carlos Loret en El Universal expresó que la detención del general Cienfuegos reflejó el desastre de organización interna del gobierno de Trump, así como el gobierno mexicano amagó con revisar la cooperación con las agencias estadounidenses. 

Las versiones aquí expuestas coinciden en que el cambio en el gobierno en Estados Unidos y la presión del Ejército mexicano hacia López Obrador motivaron el giro en el discurso. Aunque el Presidente diga que no admiten presiones de nadie.

#TúQuéDices?