El trineo de López Claus llegó este año cargado de diversos regalos que dio desde Palacio Nacional a los mexicanos. 

Con consultas a modo y sospechas de corrupción, su administración ahuyentó la inversión extranjera que cayó 9.9 por ciento, así como otros proyectos de varias transnacionales como la cervecera Constellation Brands que invertiría 750 millones de dólares, Iberdrola con 5 millones de dólares y energías limpias con 6.4 mil millones de pesos. 

De acuerdo con México ¿Cómo vamos?, López Obrador sólo destinó el 0.4 por ciento del PIB en apoyos al empleo y a las pequeñas empresas a causa de la pandemia, en comparación con Alemania que otorgó 36 por ciento, Estados Unidos 15 por ciento, Chile 10 por ciento, Guatemala 3.4 por ciento, entre otros. Como resultado se perdieron millones de trabajos y comercios. 

A los que generan la riqueza del país el presidente les regaló leyes catalogadas como terrorismo fiscal, equiparándolas con delincuencia organizada como las facturas fantasma, la extinción de dominio y las cuentas bancarias. 

Hasta él alcanzó  regalo, retiró el apoyo a artistas, productores e investigadores al desaparecer 109 fideicomisos,  para quedarse con 68.4 mil millones de pesos que manejará a su antojo y sin reglas de operación.

A sus paisanos les obsequió una inundación, lo que dejó 178 mil damnificados, pues deliberadamente mandó abrir las compuertas de una presa hacia la zona más pobre para evitar afectar Villahermosa. 

Pero las sorpresas no acaban, para el próximo año tiene otro regalo que será la creación de un registro de celulares que tendrá los registros biométricos de los usuarios como su huella digital e información personal.

Te recomendamos leer esto:  Salvarán al país, con pensión para adultos

Aunado a  que perfila leyes como la Banxico, outsourcing y afores,las cuales se prevé que tengan un fuerte impacto en la economía nacional para el próximo año. Para este año los regalos no provienen del Polo Norte, sino desde la fábrica de Palacio Nacional.

#TúQuéDices?