ARTURO ESPINOSA

A tres años de la administración de Andrés López, sacar al ejército de las calles no solo quedó en promesa, México ha entrado en una militarización profunda en la que la milicia poco a poco cobra más terreno.

Como parte de su plan de cambiar a México, el entonces candidato presidencial aseguró que sacaría el ejército de las calles y mejoraría la coordinación de los policías a nivel nacional. 

Fue una de sus banderas cada vez que fue candidato a la Presidencia pero no pasó.

“Tenemos que ir sacando al Ejército de las calles, el Ejército no está preparado para esta función, es otro su encargo: defender la soberanía nacional”, manifestó el 6 de febrero del 2012.

Tras perder la elección del 2012, en la que prometió regresar al Ejército a los cuarteles en un plazo de 6 meses, Amlo mantuvo su postura en contra de que los militares intervinieran en la seguridad.

“Es perverso que los potentados utilicen al ejército para enfrentar el problema de la inseguridad que ellos crearon por dedicarse a saquear”, publicó en su cuenta de Twitter el 19 de febrero del 2013.

Lo cierto es que en menos de seis meses de decretó que el ejército se inmiscuyera en tareas policiales. Fue el primer paso, lejos de limitar su actuación, creó una Guardia Nacional, conformada inicialmente por militares, pero con mando civil.

Y de pronto, los militares comenzaron a tener cada vez más tareas en México: controlar los puertos y aduanas, construcción del aeropuerto de Santa Lucía, Bancos del Bienestar, Tren Maya, reparar hospitales para atender el COVID, vigilar el abasto de gasolina contra el huachicol, cerrar el paso a migrantes, levantan los cuartes de la Guardia Nacional, plantar árboles de “Sembrando Vida”, entrega de fertilizantes a domicilio, vacunación y hasta vigilar la venta de los cilindros de gas.

Te recomendamos leer esto:  #LeyApagón VIENEN PLEITOS LEGALES

El detalle es que cada vez reciben más recursos. A tres años de la 4T, la militarización del país se va concretando. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Marina y la Secretaría de Seguridad Pública y Ciudadana (SSPyC) han recibido un incremento de 47.4%. En 2019 tuvieron un presupuesto de 159,571 millones de pesos y en 2022 será de 235,236 millones de pesos.

Uno de los detalles es que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) otorgó en 2020 contratos por 199 millones de pesos a empresas que tenían menos de un año de existencia, según el Índice de Riesgos de Corrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que encontró que incluso algunas de esas empresas sólo han recibido contratos de la dependencia federal desde que fueron creadas.

Si hay duda, el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval exhortó a unirse al proyecto de la 4T y trabajar en un mismo objetivo.

«Como mexicanos es necesario estar unidos en el proyecto de Nación que está en marcha, porque lejos de las diferencias de pensamiento que pudieran existir nos une la historia, el amor por la tierra que nos vio nacer y la convicción de que sólo trabajando en un mismo objetivo podremos hacer la realidad, esta realidad que cada día sea más prometedora», dijo en su discurso del 20 de noviembre.

Y seguimos, este martes, el Presidente de México, aseguró que los militares pueden repartir medicinas si continua el desabasto. La militarización de México se mantiene.

#TÚQUÉDICES