La IP diseñó un nuevo sistema de pensiones en donde el patrón es quien más aporta para el retiro del trabajador, se reducen las semanas cotizadas y permite que más personas cuenten con este beneficio; el proyecto tiene el apoyo del gobierno.

Con la reforma pensionaria los patrones incrementarían a 13.875 por ciento las aportaciones para el fondo de retiro, el cual antes se ubicaba en 5.15 por ciento, el trabajador continuaría aportando 1.125 por ciento y el gobierno aportaba la cuota social de .225 por ciento, por lo que antes el total era de 6.5, ahora sería 15.

En la actualidad el 6 por ciento del salario mensual de un trabajador se destina a ese fondo; con la reforma esa cantidad pasará paulatinamente al 15 por ciento en un lapso de 8 años.

Con este proceso, el gobierno adopta la tarea de redistribuir la cuota social en beneficio del que más lo necesita, por lo que menor ingreso es igual a mayor cuota social.

Otro beneficio es que se reduce el tiempo en que una persona debe trabajar para acceder a una pensión, antes se tenían que cotizar mil 250 cantidad que equivale a 25 años, ahora serán 750 semanas cotizadas, que serán 15 años de trabajo. 

De acuerdo con las cifras de la Secretaría de Hacienda la reforma permitirá que existan más trabajadores con derecho a pensión por lo cual pasarían de 56 por ciento a 97 por ciento; así mismo la cobertura en pensión garantizada pasaría de 34 por ciento a 82 por ciento. 

Por su parte, la iniciativa privada enfatizó que en la construcción de esta iniciativa se haya logrado el consenso entre el sector empresarial, el laboral y el gobierno. 
El Presidente Nacional de la Coparmex, Gustavo de Hoyos en la conferencia de prensa del 22 de junio comentó que: “En la Coparmex celebramos el producto de los consensos y el producto del diálogo (…) Si alguna nota habría que destacar, más allá de los datos financieros, más allá de la numeralia, es que es una reforma que pone al centro al trabajador”.

Te recomendamos leer esto:  Otros virus nos acechan

#TÚQUÉDICES?