#TÚQUÉDICES INSABI en shock

Críticas de expertos, resistencia de gobernadores y pacientes que protestan por el mal servicio, es el panorama con el que nació el INSABI el pasado 1 de enero y que, ahora, se enfrentará a una cirugía mayor.

El Instituto de SaluD del Bienestar (Insabi) se creó en sustitución del Seguro Popular, sin embargo, de acuerdo con expertos en la materia, carece de reglas y manual de operación, de sustento financiero, de legislación secundaria y planeación detallada para aplicarse

Por ello, cinco gobernadores panistas y uno de Movimiento Ciudadano han decidido, hasta ahora, no firmar el convenio de adhesión que le da vida al Insabi.

Del PAN son: Martín Orozco, de Aguascalientes; Diego Sinhue, de Guanajuato; Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Francisco Domínguez Servién, de Querétaro, y Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; así como Enrique Alfaro, de Jalisco, de Movimiento Ciudadano.

Los mandatarios de Nuevo León, el independiente Jaime Rodríguez, y de Michoacán, Silvano Aureoles, del PRD, aun no firman el acuerdo, pero tampoco se han pronunciado en contra.

Consideran que la operación del nuevo organismo les quita responsabilidad para atender la salud de sus habitantes y temen que el gobierno federal no les entregue los recursos que en años pasados les destinaba.

Argumentaron que seguirán atendiendo a las personas que carecen de seguridad social bajo el estatus del Seguro Popular, mientras se definen las reglas de operación del nuevo organismo, que debe estar listo en junio próximo.

Aunque el Presidente desestimó la negativa de los gobernadores para adherirse al Insabi –“no es obligatorio”, dijo–, adelantó que todos recibirán recursos.

Te recomendamos leer esto:  Encaran COVID-19 sin inversión

Los ex secretarios de Salud, Salomón Chertorivski y Julio Frenk, hicieron públicas algunas fallas del Insabi y las expresan en cuatro incertidumbres: para el sistema en materia de financiamiento; para los pacientes; para la operación de los estados y para los trabajadores de salud.

Para el ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, “la creación del Insabi carece del debido sustento normativo, financiero y operativo que puede condenarlo a una peligrosa quimera”.

En tanto, el senador morenista, Germán Martínez, deploró la “politiquería barata” que puede “matar a mexicanos” y reconoció que se han cometido equívocos en la implementación del Insabi.

Juan Antonio Ferrer, titular del Insabi, reconoció que ha habido reuniones con 24 estados para que se adhieran al esquema de federalización de los servicios de salud y seguirá en esa línea.

Aseguró que el nuevo modelo prioriza la salud sobre el negocio, habrá eficiencia en el manejo de los recursos y cero corrupción.

Mientras los políticos se ponen de acuerdo, los pacientes sufren los estragos en el servicio y los pagos de cuotas de un nuevo instituto que, dicen, será mejor 

#TÚQUÉDICES?