Jóvenes Construyendo cachirules, fantasmas…

A año y medio de que se implementó el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, este ya presentó anomalías. 

Para esta política social, el Gobierno federal entregó más de 100 mil millones de pesos (40 mil millones para 2019 y 69 mil millones para 2020) para capacitar a personas de 18 a 29 que no estudian ni trabajan.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneveal) detectó que el programa estrella de Andrés Manuel López Obrador no tiene los instrumentos ni el personal para revisar la capacitación de los jóvenes

En su Evaluación de Diseño 2019- 2020, reportó que servidores públicos aseguraron que habían un rezago de 30 por ciento en la validación de información de los Centros de Trabajo (lugares que capacitan a los jóvenes).

A principios de julio una auditoría interna de la Secretaría de Trabajo reveló que encontraron empresas fantasma que estaba registradas en la política social.

A esto se agrega que en más de 10 estados se reportó que las empresas les quitan a los jóvenes parte de su beca. En otros casos, estos muchachos entregan un porcentaje del dinero para no acudir a la capacitación.

Además, el programa opera con nula transparencia, pues se desconoce en dónde están siendo capacitados los jóvenes, cuántos han sido contratados en la empresa que los capacitó, qué compañías participan en el programa. Así como qué Centros de Trabajo han sido sancionados por operar con irregularidades.

Ante las carencias que tiene el Programa, el Coneval recomendó instrumentar mecanismos de calidad, porque de no hacerlo, alertó, se corre el riesgo de que los becarios no tengan algún cambio. 

Te recomendamos leer esto:  Indispensables contrapesos del poder

“Se recomienda reflexionar sobre la importancia de instrumentar mecanismos de control y calidad en este apoyo ya que, de no hacerse, se corre el riesgo que los becarios cursen por el programa sin haber registrado cambio alguno en su capacidad de empleabilidad …”, aseguró el CONEVAL en su evaluación de Diseño.

No sólo hay carencias e irregularidad, el programa tampoco es una seguridad para que los jóvenes encuentren trabajo. Según datos del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), de marzo a abril 685 mil 840 perdieron el empleo, de ellos 50 por ciento eran jóvenes.

#TÚQuéDices?