Tomás de la Rosa

La reforma constitucional del Presidente renacionaliza indirectamente la industria eléctrica y regresa el monopolio estatal a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De aprobarse, activará los mecanismos de protección de inversiones extranjeras que tiene firmados México y que ampara a las mil 100 empresas extranjeras que han invertido 17 mil 450 millones de dólares en el sector eléctrico. Las demandas de arbitraje llegarán por cientos.

La Inversión Extranjera Directa (IED) a México en generación, transmisión y distribución de energía eléctrica sumó 17 mil 451 millones de dólares de 1999 a junio de 2021. Ese monto representó el 2.8% que totalizó 625 mil 114 millones en el mismo periodo, según la Secretaría de Economía.

El 75% o 13,128 millones de la inversión extranjera al sector eléctrico llegó a México a raíz de la reforma eléctrica que impulsó el ahora expresidente Enrique Peña Nieto. De 2013 a junio de 2021, el capital foráneo en el sector eléctrico representó el 4.5% de los 293,828 millones de dólares de la IED total.

De aprobarse en el Congreso la iniciativa presidencial los generadores privados sólo podrán vender el fluido a la CFE y todos los consumidores sólo podrán comprar electricidad a la empresa del Estado.

La ley desaparecerá a los reguladores del sector y pretende cancelar permisos y contratos vigentes. Eso será una expropiación indirecta. Las empresas extranjeras defenderán sus intereses a través de los 30 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones con 31 países. 

México tiene signados acuerdos con organismos multilaterales como el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), que agrupa a más de 180 países, con el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones y 12 Tratados de Libre Comercio con Capítulos de Inversión.

Te recomendamos leer esto:  Con hueso bajo el brazo

De los 15 países que han invertido en el sector eléctrico mexicano, ocho son los que tienen un monto significativo. Las empresas de Alemania, la tercera mayor potencia económica del mundo por su PIB, desinvirtieron del sector eléctrico mexicano, al igual que las empresas de Guatemala y Australia. Pese a esa salida, en el total nacional, el país teutón sigue siendo el quinto mayor inversor de México.

En electricidad, las empresas españolas son las líderes en IED con 8,048 millones de dólares, seguidas de las italianas (4,486 mdd), las canadienses (2,096 mdd), las estadounidenses (885 mdd), las francesas (766), las neerlandés (339 mdd), y en forma conjunta las inglesas e irlandesas (259), las japonesas (755 mdd) y las chinas con 11 (once) millones.

Vale la pena señalar que el gobierno de la 4T ya enfrenta 11 arbitrajes internacionales en el CIADI, cinco fueron heredados del gobierno de Peña Nieto y seis son de la administración de López Obrador. De aprobarse la #LeyApagón, llegarán demandas por cientos.

#TÚQUÉDICES