Con la aprobación de la Ley de Amnistía, el Gobierno federal pretende sacar de las cárceles a cerca de 6 mil 200 personas que se encuentran en reclusorios federales.

“Ya hemos hecho una estadística, saldrán alrededor de 6,200 personas, si es que son aprobadas por la Comisión que se creara de efecto, y el juez de distrito es el que resolverá”, dijo la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Con esta Ley que fue aprobada el lunes pasado en el Senado,  se establece que “se decreta amnistía a favor de las personas en contra de quienes se hayan ejercitado acción penal, hayan sido procesadas o se les haya dictado sentencia firme, ante los tribunales del orden federal, siempre que no sean reincidentes respecto del delito por el que están indiciadas o sentenciadas por los delitos cometidos antes de la fecha de entrar en vigor de esta ley”.

La Ley establece a quienes se les puede otorgar el perdón:

Por el delito de aborto, cuando se le impute a la madre del producto del embarazo interrumpido.

Por el delito de aborto, cuando se les impute a los médicos, comadronas, parteras que hayan auxiliado en la interrupción del embarazo, siempre que la conducta delictiva se haya llevado a cabo sin violencia y con el consentimiento de la madre del producto.

Por el delito de homicidio por razón de parentesco, cuando el sujeto pasivo sea el producto de la concepción en cualquier momento de la preñez.

Por el delito contra la salud, las personas consumidoras que hayan poseído narcóticos en cantidades superiores hasta en dos tantos a las dosis máximas de consumo persona, siempre que no hayan sido con fines de distribución o venta.

Te recomendamos leer esto:  Guanajuato, en deuda con mujeres

Por cualquier delito, a personas pertenecientes a los pueblos y comunidades indígenas que durante su proceso no hayan contado con intérprete o defensores que tuvieran conocimiento de su lengua o cultura.

Por el delito de robo simple y sin violencia, siempre que no amerite pena privativa de la libertad de más de cuatro años.

Por el delito de sedición, o porque hayan invitado, instigado o incitado a la comisión de este delito formando parte de grupos impulsados por razones políticas con el propósito de alterar la vida institucional, siempre que no se trata de terrorismo.

No son los únicos que el Gobierno federal quiere dejar libres ante la contingencia sanitaria por el Covid-19. Bajo la figura de preliberación, buscan sacar de la cárcel a 400 personas que se encuentran en reclusorios federales.

Consejero Jurídico de la presidencia, Julio Scherer Ibarra, detalló que se busca beneficiar a personas de la tercera edad, que hayan purgado más de 70 por ciento de su condena y no hayan sido condenados por hechos del narcotráfico o secuestro.

“Más o menos estamos hablando como de 400 personas, en este momento de las preliberaciones estamos hablando de personas de más de 65 años que han cumplido el 70% de su condena”, dijo el Consejero Jurídico de la presidencia el pasado lunes.

#TÚQUÉDICES?