Tomás de la Rosa

La inflación es el incremento generalizado de los precios de bienes y servicios. Es perjudicial para la economía cuándo rompe los parámetros establecidos por el banco central. 

Su descontrol se convierte en un “impuesto progresivo” para los consumidores porque resta poder adquisitivo a los ingresos de las familias, con mayor impacto en las de menos ingresos. Además, perjudica a la inversión, la generación de empleo, el consumo, el ahorro, encarece el crédito y por ende la capacidad de pago. 

Con menos empleo y consumo, se afectan las finanzas públicas por la menor recaudación de impuestos, en particular el de la renta (ISR) y al valor agregado (IVA), que representan más del 50% del total de los ingresos presupuestarios del sector público.

A continuación, el impacto de la inflación en la economía, según Banxico.

1) La inflación reduce el poder adquisitivo de los ingresos (sueldos y salarios). El crecimiento generalizado de los precios reduce el poder adquisitivo del dinero.

2) Una alta inflación afecta la planeación. Dificulta la evaluación de proyectos de inversión y con ello la creación de empleos. Disminuye el crecimiento potencial de la economía.

3) Con alta inflación, las familias y empresas tienen un entorno incierto para la toma de decisiones. Esto distorsiona las decisiones de consumo, ahorro e inversión. Además, dificulta la comparación de precios entre los oferentes y reduce la competencia en la economía.

4) Con alta inflación, la rentabilidad real sobre una inversión disminuye, por ello el acreedor aumenta el costo del financiamiento, afectando así el crédito. 

5) Desintermediación financiera. Con alta inflación, el rendimiento de los instrumentos de ahorro no compensa el alza de precios. Así, algunos inversionistas mueven sus recursos al sistema financiero internacional en búsqueda de activos denominados en moneda extranjera, cuyo valor no se erosione por la inflación de nuestro país, lo que reduce la oferta de fondos que podrían destinarse a inversiones productivas dentro del país.

Te recomendamos leer esto:  Cae demanda, cae precio del crudo

6) Con alta inflación, el riesgo sobre crédito en empresas y personas aumenta y su evaluación es más incierta, lo que tiende a generar mayores incumplimientos de pago. Esto, presenta dificultades financieras en algunos intermediarios lo que, dependiendo de su tamaño y de su importancia sistémica, podría tener repercusiones sobre la estabilidad del sistema financiero.

En ese escenario, basta señalar que el desbordamiento de precios es aquel que supera la meta inflacionaria del banco central en el cual considera que el incremento de precios está en un rango de “estabilidad de precios”. Para el caso, desde 2001, el Banco de México fijó un régimen objetivo de inflación como marco para conducir la política monetaria y cumplir cabalmente con su mandato constitucional de mantener el poder adquisitivo de la moneda.

La meta u objetivo inflacionario anual es de 3.0%, con un intervalo de más / menos un punto porcentual. Es decir, el rango máximo es de 4.0%, nivel que se superó en forma consecutiva desde la primera quincena de marzo de 2021 y según Banxico el incremento de precios por debajo de ese 4.0% será hasta el tercer trimestre de 2022. Sin embargo, algunos analistas sostienen que esto se dará hasta principios de 2023.

Para combatir la inflación, el banco central incrementa las tasas de interés, a través de sus decisiones de política monetaria.

#TÚQUÉDICES