#TÚQUÉDICES Pese al virus, van obras faraónicas

Las medidas para disminuir la propagación del coronavirus en México incluye la suspensión de actividades económicas “no esenciales” en el sector público y privado hasta el 30 de abril.

El gobierno de México se declaró en “estado de emergencia sanitaria” a causa del coronavirus, donde se incluye evitar las reuniones de más de 50 personas.

Sin embargo, los proyectos emblemáticos del gobierno federal como la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya no se detendrán, según lo afirmó el propio presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin ser actividades “no esenciales”, hay más de 4 mil 500 trabajadores en la refinería de Dos Bocas, de acuerdo con el gobierno del estado de Tabasco.

Operan más de 600 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional en la construcción del aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles (AISL) en la base militar de Santa Lucía en Zumpango, Estado de México.

Y para el Tren Maya, el inicio de los primeros dos tramos comenzará a partir del 30 de abril de este año, de acuerdo con Rogelio Jiménez Pons, director general del Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur), fecha en la que seguirá la contingencia.

El decreto incluye endurecer las medidas obligatorias para controlar la propagación del covid-19 en el país.

Los ajustes a la Jornada Nacional de Sana Distancia implican siete medidas:

1.-Suspensión de actividades “no esenciales” del 30 de marzo al 30 de abril.

2.-Evitar reuniones de más de 50 personas.

3.-Cumplir el resguardo domiciliario en dichas fechas.

4.-Confinamiento de personas mayores de 60 años.

Te recomendamos leer esto:  Los primeros daños de la pandemia

5.-Después del 30 de abril, regreso escalonado a las actividades.

6.-Se posponen censos y encuestas.

7.-Medidas apegadas a los derechos humanos.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, advirtió que México vive un «ascenso rápido» en la cantidad de los contagios, lo cual, argumentó, hace necesario el endurecimiento de las medidas.

Tanto López-Gatell como el canciller Marcelo Ebrard aseguran que las medidas anunciadas no implican un estado de excepción.

La aplicación de estas nuevas medidas ocurrirá al tiempo que el país se enfila a la fase 3 de transmisión del virus, en la que se prevé que los contagios sean de tipo epidémico.

#TÚQUÉDICES?