Raquel Sosa y Luciano Concheiro son los responsables de las fallas que presentan en la operación, administración, registro y validez oficial las Universidades del Bienestar “Benito Juárez García” de Andrés Manuel López Obrador.

Estas escuelas han recibido casi 2 mil millones de pesos para su funcionamiento, pero varias planteles con menos de 25 alumnos y 3 docentes. En total hay 15 mil estudiantes inscritos en todas ellas; es decir, en promedio, en cada alumno se invierten 5 mil pesos al mes del presupuesto del programa

Además, algunas sedes no tienen validez oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP), lo que implica que los alumnos no reciban títulos o cédulas al terminar de estudiar.

Tampoco tienen registro ante de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), que es la organización principal que alberga instituciones de educación superior del país

Mientras, estas deficiencias continúan, los presidentes de las comisiones de Educación de la Cámara de Diputados y Senadores se han mantenido callados sobre las fallas que presentan las Universidades, pues ambos son de Morena. 

Y el secretario de la SEP, Esteban Moctezuma, también se ha mantenido en silencio sobre las carencias de estas escuelas y prefiere promocionarlas.

#TÚQUÉDICES?