Sharenii Guzmán

Tras los pasos de Venezuela, el Gobierno de la 4T quiere imponer la #LeyApagón. 

La historia es clara. Con el expresidente Hugo Chávez, se realizaron varias reformas y leyes eléctricas en nombre de la soberanía venezolana. 

La República Bolivariana nacionalizó en 2007 la industria eléctrica y creó un monopolio. Cerró la competitividad y con ello perdió inversión extranjera. 

Centralizó procesos y acaparó la generación, transmisión, distribución y comercialización de energía eléctrica. Apostó en las energías fósiles y en los subsidios. 

Esto, aunado a la corrupción y la nula modernización desencadenó en una crisis eléctrica que lleva 13 años. 

Ha generado apagones locales y generalizados desde 2013. El más grande fue hace dos años. 

En México, se quiere hacer algo similar: el presidente de la República envió al Congreso, una reforma para modificar tres artículos de la Constitución.

Ello convertiría a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en monopolio y sacaría del mercado a una parte de los productores privados. Esto a pesar de las ineficiencias de la empresa del Estado.

Con mayores costos de generación, la CFE tendrá la supremacía en el sector eléctrico. Esto incrementará las tarifas pagadas. 

La 4T quiere seguir los pasos de Venezuela, pero no entiende la experiencia que sigue sufriendo ese país.

#TÚQUÉDICES