Tomás de la Rosa

Pese a que la inflación anualizada viene superando ampliamente el nivel “óptimo” del banco central y se espera que el encarecimiento de precios de bienes y servicio se mantenga hasta el próximo año, el Banco de México decidió incrementar solo 25 puntos base la tasa de interés objetivo para quedar en 5.0%.

“La Junta de Gobierno decidió aumentar en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 5%”, informó el banco central en un comunicado.

Lo anterior, a pesar de que reconoció que la economía mundial se recupera a “ritmo menor” y que la “inflación global siguió aumentando, presionada por los cuellos de botella en la producción (…), por el incremento en los precios de alimentos y energéticos, así como por la reapertura en algunos servicios”.

También reconoció que “el tipo de cambio presentó volatilidad y cierta depreciación, las tasas de interés de corto plazo aumentaron y las de mayor plazo presentaron ajustes influidas por condiciones externas” y que la actividad “actividad económica (de México) se contrajo en el tercer trimestre” y que por ello “se mantiene un entorno incierto”.

También indicó que ahora se tienen nuevos “pronósticos de inflación general y subyacente”. Para el cuarto trimestre de 2021, la inflación esperada aumentó de 6.2% a 6.8%. Para el primer trimestre de 2022 aumentó de 5.6% a 6.3%; para el segundo trimestre pasó de 4.3% a 4.8% y para el tercer trimestre del próximo año aumentó de 3.5% a 3.9%.

Esos son los incrementos promedios generales. Sin embargo, la población resiente más en algunos productos de consumo. Por ejemplo, en un año, el kilogramo de la pierna de cerdo aumentó 41% al pasar de 80 pesos a 112.5 pesos el kilogramo en la Ciudad de México.

Te recomendamos leer esto:  Piedras en el camino

A pesar de que el desbordamiento de la inflación por arriba del 4.0% que considera Banxico como un nivel óptimo de precios, ya acumula 16 quincenas y que según analistas ven que el incremento de precios por arriba de ese nivel se mantenga durante todo 2022, el comunicado del banco central dice “choques que han incidido en la inflación son principalmente transitorios”.

Y a pesar de que la inflación tiene mayor impacto en las familias de menores recursos, Banxico señaló que seguirá “reforzando la postura monetaria, ajustándola a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3%”.

Ese comentario del banco central se hace, en un escenario de que la pobreza en México aumenta a un ritmo de 1.8 millones anuales y hasta el cierre de 2020 eran 55.6 millones de personas o lo que es lo mismo, 44 de cada 100 mexicanos estaban en esa situación.

 Así, pese a que la inflación de 2021 podría cerrar el año en 6.94%, con lo cual se ubicaría como la segunda inflación más alta del siglo XXI, Gerardo Esquivel, subgobernador de Banxico, votó por no incrementar la tasa de interés y dejarla en 4.75%. En contraste, Alejandro Díaz de León, Galia Borja, Irene Espinosa y Jonathan Heath votaron por el 5.0%.

#TÚQUÉDICES