En su mensaje del martes por sus primeros dos años de gestión, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció algunos datos alegres, que dejan más dudas e interrogantes que claridad y transparencia. 

Para muestra está la aseveración de que su Administración ha ahorrado un billón 300 mil millones de pesos en compras y contratos, y reduciendo el huachicol y la defraudación fiscal.

Sin embargo, no detalló a qué se ha destinado tal cantidad de recursos. Además de que pese al multimillonario ahorro que presume persisten los recortes a programas, dependencias y organismos, la falta de apoyos a negocios por la crisis de la pandemia y de insumos en el sector salud. 

En este rubro, dijo que “ya es realidad” la atención médica y los medicamentos gratuitos, cuando son constantes los reclamos ante la falta de fármacos para pacientes oncológicos y hasta para quienes están intubados por COVID-19, y el desabasto de vacunas esenciales.

AMLO también aseguró que reconvirtieron 971 hospitales para atender a pacientes contagiados de coronavirus, además de la adquisición de camas y equipo.

Sin embargo, pese a la inversión en infraestructura y la disponibilidad de camas vacías, el número de muertes sigue en aumento. México sumaba hasta el 3 de diciembre más de 108 mil fallecimientos, según datos oficiales de la Secretaría de Salud.

Otro de los logros que enumeró fue el que 140 de sus universidades, que han sido calificadas como patito, ya están terminadas o en proceso, sin que hasta ahora haya evidencias sobre sus resultados, sus ubicaciones y su alumnado.

Las denominadas Universidades para el Bienestar Benito Juárez García recibieron este año un presupuesto de 987.4 millones de pesos, y tendrán la misma cantidad de recursos el próximo año.

Te recomendamos leer esto:  LA DEBACLE: 10 DATOS

También informó que 46 mil 783 comunidades ya contaban con conexión a internet, y que el número seguiría en aumento hasta cubrir en 2022 todo el territorio nacional.

Sin embargo, de acuerdo con una publicación de Reforma, en base a información obtenida vía transparencia, su plan sobreconectó a la Ciudad de México y a otras ciudades que ya cuentan con altos niveles de conectividad, y dejó desconectadas a amplias zonas del centro y sur del País, principalmente Hidalgo, Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

Y para cerrar, aseguró que el 71 por ciento de los mexicanos lo apoya y quiere que su gestión continúe… en base a una encuesta que su propio Gobierno realizó y cuya metodología no detalló.

#TÚQUÉDICES?