Pilar Sánchez

Cuatro veces el gobierno ha cambiado su estrategia de compra y abasto de medicamentos, siempre con el pretexto de evitar corrupción y ahorrar en fármacos y biológicos.

El primer ajuste consistió en una estrategia de compras consolidadas con la Oficialía Mayor de Hacienda, lo que generó licitaciones vacías y fue abandonada cuando Raquel Buenrostro, hoy Jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), cambió de puesto. 

Centralizar las compras de gobierno desde Hacienda fue una propuesta de campaña Andrés Manuel, lo que generaría un ahorro de entre 225 y 500 mil millones de pesos. Las medicinas y aparatos médicos serían los primeros en entrar en este esquema, señaló en 2018. El esquema falló. 

Luego, buscaron a la UNOPS, una entidad de la ONU, para que funcionara como intermediario para realizar compras en el extranjero. Esta misma agencia consideró en 2019 que centralizar las compras en Hacienda era como “cambiar la rueda de un automóvil mientras este se encuentra en movimiento”. 

Un año después, Andrés Manuel anuncia en la conferencia matutina que las compras de medicamentos se realizarían a través de la UNOPS: 

“Ya se tiene el primer pedido de las medicinas, se va a hacer cargo la ONU, en particular la Unops, de la adquisición. Va a ser una licitación abierta mundial, transparente y se resolvió dar un anticipo a la ONU para la compra de los medicamentos.”

La UNOPS trabajaría de la mano con el Insabi para comprar los medicamentos, sin embargo, la distribución de estos ameritaría la creación de una empresa dedicada a esto. Birmex sería la encargada de realizar esta tarea, pero no tuvo la capacidad instalada para realizar. Su titular, Pedro Zenteno, carece de la formación necesaria. 

Te recomendamos leer esto:  Marchan contra el desabasto

Las compras de la UNOPS se atrasaron: en febrero de 2021 el 47% de los medicamentos y equipo no había sido adjudicado y el Insabi tuvo compras emergentes en julio de ese año. 

En el marco de fuertes manifestaciones de los padres de los niños con cáncer, el Presidente ya anunció compras millonarias para atender el desabasto y aseguró que habrá medicinas garantizadas hasta 2024.

Este gobierno ha hecho de la compra de medicamentos un proceso de prueba y error en el que quien sufre las consecuencias es la población mexicana.

#TÚQUÉDICES