Tomás de la Rosa

Los esfuerzos del gobierno federal para frenar el contrabando no dan resultado. En los primeros nueve meses del año, el contrabando de gasolinas a México dejó un socavón a la hacienda pública de alrededor de 3,000 millones de dólares tan sólo por IVA e IEPS. Esa cifra alcanza para pagar tres cuartas partes de la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

El gobierno anterior promulgó la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos y el actual desde febrero instruyó a Hacienda, SHCP; Comunicaciones y Transportes, SCT; FGR, CRE y a la Unidad de Inteligencia Financiera, UEI para evitar que las gasolineras operen como “factureras” (Art. 69-B del Código Fiscal de la Federación). Esto para tratar de reducir el comercio ilícito en general

Sin embargo, en una investigación realizada por el equipo de Raquel Buenrostro, titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en el comercio exterior (importaciones) y mercado interno de gasolinas, detectaron que, entre enero y septiembre pasado, el contrabando del carburante automotriz equivalía a más de 1 de cada 4 litros que se venden en el país.

“El volumen del contrabando se estima hasta en 72.7 millones de barriles para el periodo enero-septiembre de 2021; equivalente al 26% de las ventas legítimas de combustibles”, reportó el SAT.

Los barriles equivalen a 15,320 millones de litros de gasolina.  Considerando el precio promedio de la gasolina (2 de diciembre) en todo el país de 1.027 dólares por litro de GlobalPetrolPrices.com, se desprende que el contrabando evitó que el SAT recaudara 500 millones de dólares por IVA. En los últimos 12 meses a octubre, la recaudación del IVA supera los 56 mil millones de dólares (1.13 billones de pesos).

Te recomendamos leer esto:  Pese al virus, van obras faraónicas

En IEPS, el contrabando de gasolina evitó el cobro de más de 2,500 millones de dólares. Ese monto equivale al 16% del IEPS a gasolinas estimado a recaudar en 2022, del cual esperan más de 15,820 millones de dólares (318,136 millones de pesos).

En total, IEPS e IVA, superan los 3,000 millones de dólares y según Hacienda, la inversión en el AIFA es de casi 85 mil millones de pesos, lo que equivale a 4,226 millones de dólares, por lo cual el “huachicol gringo” generó un enorme socavón que habría fondeado tres cuartas partes del aeropuerto en la base militar de Santa Lucía.

De nada sirvió, que la operación de las aduanas pasó a manos de las fuerzas armadas. Habrá que esperar los resultados de la naciente Agencia Nacional de Aduanas de México (ANAM).

#TÚQUÉDICES