Por Yared de la Rosa

Cinco estados de Morena encabezan la lista de las entidades con mayores irregularidades en el ejercicio del gasto público: Puebla, Ciudad de México, Morelos, Chiapas y Veracruz.

Según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), estas entidades representan un probable daño a la Hacienda Pública de hasta 13 mil 644 millones de pesos, que representa 63 por ciento del total de anomalías de los 31 estados y la Ciudad de México.

En este último hay un probable daño a la Hacienda de 7 mil 500 millones de pesos. Por ejemplo, el gobierno de Claudia Sheinbaum no explicó cómo se aplicaron más de 4 mil millones de pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud de 2019. Tampoco acreditó la aplicación de recursos del Seguro Popular.

El estado encabezado por Cuitláhuac García también presentó anomalías hasta por 2 mil 400 millones de pesos. Esto porque el Régimen Veracruzano de Protección Social en Salud (Revepss) no acreditó la validación de mil 40 servidores públicos, a quienes les pagó 295 millones 782 mil pesos.

También hubo pagos de más a trabajadores. “Sin embargo, se identificaron pagos en exceso por 55 mil 600 pesos que corresponden a 4 prestadores de servicios, toda vez que percibieron un sueldo mayo al contratado o no se presentó contrato alguno”, se lee en los documentos de la ASF.

En Morelos, el gobierno no aclaró cómo gastó más de mil millones de pesos que obtuvo de la recaudación ni regresó a la Tesorería de la Federación los 16 millones 164 mil pesos que no comprometieron hasta diciembre 2019, como pide la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios.

Te recomendamos leer esto:  Con más muertos que en Honduras

En Puebla hay un probable daño a la Hacienda Pública por más de mil 100 millones de pesos. La administración de Miguel Barbosa pagó 421 millones de pesos de más a una empresa que fue contratada para el abasto, distribución y administración de medicamentos.

También Servicios de Salud del Estado de Puebla (SSEP) no explicó en qué se gastaron 30 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA); además, ocuparon 97 mil pesos para otros fines diferentes a los objetivos del fondo.

En Chiapas, también hubo irregularidades por más de 900 millones de pesos, como no acreditar cómo gastaron recursos del sector salud, pagar remuneraciones de más a 45 servidores públicos o entregar salarios a quienes no cumplían con el perfil de la plaza.

A estos estados se suman dos gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Coahuila y Oaxaca, donde también presentaron anomalías en el gasto público: desde pagos en exceso y fuera de la norma.

Muchos millones de pesos en entredicho y muchas anomalías detectadas a los gobernantes del partido que presume honestidad y transparencia. 

#ESNETA?