#YAENSERIO Ante corrupción: pañuelo, no castigo

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una peculiar manera de hablar de corrupción: cada que lo hace, toma un pañuelo blanco y lo agita como lo hizo al tocar el tema de titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett. 

Durante su gobierno, el mandatario federal ha sacado en cinco veces este trozo de tela.

El 1 de septiembre de 2019, en Puebla, el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó de su pantalón un pañuelo blanco para decir que la gente de su Gobierno ya no se corrompe. 

“Ya no hay corrupción arriba (en el gobierno) y eso ayuda mucho, porque se ahorra tanto que robaban, muchísimo, más de lo que imaginábamos, en todo”, dijo el mandatario mientras agitaba la tela blanca.

En el municipio de San Salvador el Seco, sostuvo que no habrá ni un paso atrás contra la corrupción en la compra y venta de medicamentos.

El 17 de septiembre de 2019, hizo lo mismo. Durante su conferencia matutina en Palacio Nacional, sacó la tela y dijo que ya no “hay corrupción ni impunidad arriba. Ya lo puedo decir”.

Mientras lo agitaba con la mano izquierda comentó: “No hay corrupción ni impunidad tolerada arriba; es decir, en los niveles más altos del gobierno. Ya empezó a limpiarse el gobierno de arriba a abajo, como se limpian las escaleras y vamos avanzando”. 

Nuevamente lo realizó el 18 de noviembre, en donde también aseveró que “se acabó la corrupción y el bandidaje oficial ya no van a seguir robando. Todos somos guardianes del presupuesto” mientras ondeaba el pañuelo.

Te recomendamos leer esto:  IP, blanco de la delincuencia

Retomó la frase “no hay, no hay, no hay” del comediante Héctor Suárez para asegurar que se terminaron los “moches”. 

“Ya puedo decir se acabó la corrupción, por eso andan molestos muchos, se acabó la corrupción el bandidaje oficial, ya no van a seguir robando”, declaró. 

#YAENSERIO