Por Verónica Ayala

El Gobierno federal impulsa una reforma a la Ley de la Industria Eléctrica con la que busca dar prioridad a la Comisión Federal de Electricidad y relegar el papel de la Iniciativa Privada en la generación de energía eléctrica. 

La iniciativa fue enviada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el arranque del periodo ordinario de sesiones, haciendo uso por primera vez de su facultad para trámite preferente, por lo que deberá ser discutida por ambas cámaras en 2 meses. 

Esta plantea modificar el orden de mérito del mercado, es decir, los criterios de despacho eléctrico, de uno económico a uno que favorece a las centrales de la paraestatal.  

La reforma elimina además la obligatoriedad de compra de energía mediante subastas eléctricas, con el argumento de que éstas solo servían para favorecer las inversiones privadas, lo que expertos advierten va en detrimento de la competencia en el mercado. 

Otras modificaciones son la creación de los “contratos de cobertura eléctrica con compromisos de entrega física”, y el otorgamiento de Certificados de Energía Limpia sin depender de la propiedad o fecha de inicio de operaciones comerciales de las centrales eléctricas. 

Legisladores de Oposición advirtieron que la reforma devuelve el monopolio de la generación de energía eléctrica a la CFE y sería inconstitucional. 

“Sería un grave retroceso para México ya que regresaríamos al monopolio estatal en un sector cuya apertura al capital privado ha permitido atraer inversión y aumentar la generación de energía”, señaló el diputado panista Hernán Salinas, secretario de la Comisión de Energía. 

“Y generaría gran incertidumbre jurídica por ser contraria a la Constitución, lo que sumiría al sector en una grave crisis de incertidumbre jurídica que deberá otra vez resolverse en la Corte”.

Te recomendamos leer esto:  DATOS MATAN INFORME

Y, de acuerdo con especialistas, como siempre el usuario será quien pagaría los platos rotos, pues estos cambios impactarían en las tarifas de energía eléctrica, entre otras afectaciones y riesgos para la competencia en el mercado y para las empresas e inversión privada.