El fin de semana el Presidente de la república habló de lo que él denomina el sofisma de las energías limpias. Con base en esta idea que él tiene, instruye a sus áreas estratégicas de gobierno para seguir priorizando la compra de carbón para producir electricidad y seguir destinando miles de millones de pesos que se pierden a mantener PEMEX a pesar de que no tiene una producción eficaz. Todo esto va en contra de la economía nacional pero además regresa a México décadas en el tiempo.  

Hoy ningún país moderno le está apostando al carbón como medio de producción de energía. Tenemos un país vasto con un territorio muy amplio con riqueza natural infinita que nos podría tener a la vanguardia en la producción de energía solar, energía eólica, energía maremotriz y otro tipo de fuentes de energía sustentable.

Sin embargo en México nuestro presidente sigue obsesionado en la era de los petroquímicos y en la era del carbón. Esto, además de dañar la economía daña la ecología, no sólo de México sino del planeta.

Incumple acuerdos internacionales y pone en riesgo tu vida y la de tus hijos al generar un ambiente cada vez más contaminado en donde cada momento se hace más difícil vivir. Necesitamos llevar a México hacia el futuro, no seguir con la mirada anclada en el pasado queriendo vivir en épocas que ya se superaron o ¿tú qué dices?

#OpinaEnDICES