Ivonne Muñoz

Érase una vez un Presidente que no tenía la nariz roja como Rodolfo el reno sino larga como Pinocho de tantas mentiras que había dicho: una pandemia domada, una menor inflación, respeto a la Constitución, darle prioridad a los pobres, regresar a los militares a los cuarteles, combatir la inseguridad, y hasta crear un mejor aeropuerto que estaba planeado construirse en Texcoco. 

Desde el año pasado el mundo recibió uno de los peores regalos, el COVID19, y aunque muchos países intentaron deshacerse del virus, el gobierno sólo cantaba villancicos con una cuestionada estrategia de alarmantes resultados, donde México estaba a punto de llegar a las 300 mil muertes y a los 4 millones de contagios. 

Y con la inflación a tope los mexicanos resintieron el peso de los aumentos al realizar sus compras navideñas, como la cena del 24 de diciembre, la cual les salía 10% más cara que en 2018.

Para colmo confundió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación con Santa Claus al hacer una lista de iniciativas a modo que sólo beneficiaban a su gobierno; sin embargo, el Poder Judicial ignoró su cartita de deseos y detuvo en seco varias de sus propuestas. Pero el Presidente no se quedó de brazos cruzados y decidió reescribir… hasta la Constitución.

Durante esta administración 3.8 millones de mexicanos se sumaron… y no a las fiestas decembrinas sino a la pobreza que iba en ascenso en el gobierno donde se suponía que los primeros eran ellos. 

Eso sí, cada año, sin falta, le subía el sueldo a sus ayudantes, quienes vaya que se pusieron la camiseta porque siempre andaban uniformados; en ellos estaba dispuesto a gastar 235.3 mmdp para 2022.

Te recomendamos leer esto:  PIERDEN FORTUNA DE MÉXICO

El Presidente conservaba tanto el espíritu navideño que su estrategia contra el crimen eran los abrazos. El resultado de ello fue que en 35 meses de gobierno casi triplicó la cifra de homicidios dolosos de Felipe Calderón durante el mismo periodo y duplicó la del expresidente Enrique Peña Nieto. 

Para su mala suerte, el viaje en trineo no sería nada grato debido a su rediseño del espacio aéreo de Santa Lucía, una de sus obras faraónicas consentidas que aún no se estrena pero que ya ha ocasionado demoras y desviaciones. Campana sobre campana y error tras error. El trineo de la 4T llegó cargado de más inflación, nuevos pobres e inseguridad, regalando a los mexicanos una navidad más fría que el Polo Norte.

#YAENSERIO