Tomás de la Rosa

Aunque la #LeyApagón asegura que las empresas privadas pueden participar del 46 % del mercado en México, lo cierto es que se margina a las empresas particulares para favorecer al monopolio de la CFE.

La propuesta de Reforma Eléctrica pretende reformar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución en materia de energía y recursos naturales.

El planteamiento de la iniciativa de López es cancelar la participación de la inversión privada, productores independientes de energía y “autoabastecimiento. Así, «los contratos de compraventa de energía actualmente celebrados entre dichos productores y CFE serían ‘cancelados’ o terminados de manera anticipada».

Así, el 46% de participación del que presumen López, como Mario Delgado, será a través del monopolio de la CFE, el cual será el único comprador y vendedor de energía eléctrica en el país. Así, el fluido eléctrico generado por la inversión privada será comprado y revendida al consumidor final por la CFE.

Además, la compra de energía al sector privado será bajo las condiciones que fije la CFE, lo cual incrementará el precio de las tarifas eléctricas. En el 46% que presumen, entrará la generación del “autoabastecimiento”, de los “productores independientes de energía” (PIE) y las centrales eléctricas construidas a partir de la reforma energética del 2013.

«Básicamente desaparecería el mercado eléctrico mayorista en México y existirá un nuevo régimen controlado por el Estado mexicano a través de la CFE», indicó el despacho mexicano de abogados Von Wobeser y Sierra.

Para Gonzalo Monroy, especialista del sector energético y director general de la consultora GMEC, dice que la iniciativa es una re- nacionalización del sector eléctrico mexicano, como en los 60 pues la CFE será la única que pueda vender electricidad en México, desde una pequeña casa hasta una gran fábrica».

Te recomendamos leer esto:  Más curules para ellas

La iniciativa, además contempla la desaparición de los reguladores, lo no solo afectará al mercado eléctrico, sino también a los consumidores de gasolina y gas natural. Además del restablecimiento del monopolio, los sobrecostos en la producción, el encarecimiento de las tarifas eléctricas que perjudicará la competitividad de los productos hechos en México. El gobierno mexicano será susceptible de demandas internacionales por afectar los proyectos de inversión.

Según el Consejo Coordinador Empresarial (CFE), la inversión privada en el sector eléctrico mexicano suma 44,000 millones de dólares. Por esto, los impuestos de los contribuyentes se destinarán a pagar demandas generadas por la reforma, en caso de ser aprobada.

#YAENSERIO