INFORMES… BLA, BLA, BLA

Al presidente le gusta distraer con reflectores mediáticos, hace informes donde predomina el discurso mediático y festivo, mientras los datos duros de su gestión lo contrastan. 

El primero de julio de 2018 en materia económica manifestó que el nuevo gobierno mantendrá disciplina financiera y fiscal; se reconocerán los compromisos contraídos con empresas y bancos nacionales y extranjeros.

Para el primero de julio de 2019 comentó que: “tenemos pendientes, por ejemplo: falta mejorar el sistema de salud pública; debe crecer más la economía”.

Y en su reciente informe del primero de julio de 2020 dijo que: “hemos comenzado a promover la recuperación económica, mediante el apoyo a los más pobres y a las pequeñas empresas y negocios”.

Pero acorde con las cifras del INEGI, los resultados en su gestión marcan una economía en picada:  el PIB en 2019 tuvo un decremento de 0.1 por ciento y en lo que respecta al primer trimestre de 2020 es de -1.2 por ciento. La tasa de desocupación en enero de 2019 fue de 3.5 por ciento, y para el primer trimestre de 2020 es de 3.3 por ciento; en tanto la confianza empresarial en junio de 2019 se situó en 51.5 y para junio de 2020 es de 38.6.

En materia de seguridad el primero de julio de 2018 informó que cambiará la estrategia fallida de combate a la inseguridad y a la violencia. 

El primero de julio de 2019 dijo que “todavía se mantienen los mismos niveles de violencia que heredamos del antiguo régimen”.

Para el primero de julio de 2020 afirmó que: “esta nueva política de seguridad empieza a dar resultados, hemos podido mantener, sin aumento sensible, el delito de homicidio y hemos roto la tendencia histórica de su crecimiento”.

Pero en lo que va de este gobierno, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública en promedio mensual en 2018 el robo a negocio con violencia fue de 4 mil 902, en 2019 5 mil 59 y en 2020 7 mil 970; los asesinatos en 2018 fueron 2 mil 811, en 2019 2 mil 884 y en 2020 2,926; los feminicidios en 2018 fueron 76, en 2019 84.3 y en 2020 77; y en secuestros en 2018 130, en 2019 135 y en 2020 89, todas las cifras al mes de mayo de los respectivos años. 

Te recomendamos leer esto:  Crece economía 0.1%, ¿Eso es mejor?

A pesar de que  la corrupción es una de sus principales banderas el primero de julio de 2018 dijo que: “la transformación que llevaremos a cabo consistirá, básicamente, en desterrar la corrupción de nuestro país”.

El primero  de julio de 2019 dijo que: “empiezo, pues por informales que ya no se tolera ni se permite la corrupción desde la Presidencia de la República”.

Y el primero de julio de 2020 señaló que: “ se combate sin excepciones ni favoritismos, la corrupción y la impunidad, y que existe un auténtico Estado de Derecho”.

Pero tres estudios revelan que el combate a la corrupción no ha dado resultados, ya que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2019 del INEGI, los actos de corrupción aumentaron 19.2 respecto a 2017; el que corresponde a la Sociedad de las Américas y Control Risk comenta que la eficiencia en el combate en 2020 la calificación es de 4.5, 2017 fue de 4.6; y según Transparencia Internacional avanzó en 2019 una posición situándose en el lugar 29, mientras que en 2018 estaba en el 28, por lo que el país está prácticamente igual con respecto a los gobiernos anteriores. En este gobierno los discursos son de papel ya que se contraponen a los datos oficiales y se convierten en actos mediáticos e ideológicos.

#YaEnSerio.